Página Web de "El Mundo en Moto"




Países


1. Francia
2. Italia
3. Eslovenia
4. Austria
5. República Checa
6. Polonia
7. Eslovaquia
8. Rumanía
9. Moldavia
10. Ucrania
11. Turquía
12. Grecia
13. Macedonia
14. Montenegro
15. Croacia
16. Eslovenia
17. Italia
18. Francia
19. España


*06/07/2009 Burgos (España) – Pau (Francia) 383 Km.



Salimos prontito de Burgos, dejando a una afligida Vicky que se iba al trabajo, afligida por nuestra marcha.
Al parecer todo va bien, las motos se portan, pero la mía, a altas vueltas se ahoga, pero podemos viajar sin problemas.
Cerca de San Sebastián nos cae una chupa de agua de cuidado, sin saber cómo, me entra agua por todos los sitios y acabo empapado, además, los bolsillos “impermeables” de mi cazadora no hacen su función y se me moja el walkie-talkie, que pasa a mejor vida, desde este punto, estamos incomunicados. Pasamos la frontera, y descubro que Francia es un continuo atasco, casi dos horas para hacer 60 km, mal empezamos.

Recuperándonos de la lluvia española, empezamos a disfrutar del viaje, Francia es bonita y agradable, aunque lo estropea el horrible tráfico.
Después de 12 horas de viaje, y tras una breve parada en Orthez, llegamos a Pau, una ciudad de poco atractivo.

Encontramos un sitio donde dormir, el recepcionista apesta que habla castellano, apesta a alcohol y está acompañado en la recepción con varias prostitutas, curioso.


*07/07/2009 Pau (Francia) – Béziers (Francia) 367 Km.



Madrugamos, sigue nublado, intentamos conseguir otros walkies en Pau, pero es una ciudad pequeña, y sin éxito, salimos algo tarde, a mediodía de Pau rumbo al este, y medio lloviendo, hacia Tarbes.


Tarbes es otro infierno, media hora para salir de allí, y eso que no es una ciudad demasiado grande, pero es que en Francia, sólo te señalan las direcciones principales en el casco urbano, y las demás en las afueras, te pierdes fácilmente.
Este tramo ha sido el peor de momento, de Tarbes a Foix, pues el tráfico es horrible, mucho camión que te lleva a 50-60 km/h y además nos llovió, 2 horas para hacer 100 km, con este tráfico, las estimaciones son imposibles.

Llegamos a comer a Foix bastante cansados, pero es una ciudad medieval con un castillo muy bonito, y disfrutamos de la población.
Un colgado con sus dos hijos, queda tan sorprendido de nuestro viaje y nos hace una foto, y es que os franceses, cuando les entusiasma algo, son muy cómicos.
Al salir de Foix, más de lo mismo, un atasco larguísimo, pero conseguimos salir, y vamos a Carcassone por carreteras secundarias. Después de una buena media, llegamos a Carcassone, y nos hacemos un par de fotos en la fortaleza de la ciudad, que es impresionante.
Esta zona está llena de viñedos y los famosos chateaus están por doquier.
Ya muy cansados, llegamos a Béziers, una ciudad cerca del Mediterráneo, con una iglesia o catedral imponente, aunque hay mucha gente rara por la calle, pernoctamos allí, en un hotel digno de la Familia Monster.

*08/07/2009 Béziers (Francia) – Turín (Italia) 567 km



Madrugamos bastante, el 1er día que nos hace sol, y salimos sobre las 9,00 de Béziers, hasta Montpellier, otra vez, un atasco importante, y es que ya sea autovía, nacional o secundaria, el tráfico es muy intenso, no sabemos de donde sale tanto coche.

losalpes
Ya en Montpellier, otro atasco peor que el anterior, y es que nos damos cuenta de que en Francia tiene un problema extremadamente grave con el tráfico, aunque nos parece normal, ya que en las carreteras nacionales y secundarias están plagadas de rotondas y semáforos, entre eso y en que en Francia no sabe lo que es una circunvalación, y junto con la gran cantidad de tráfico que hay, os lo podéis imaginar.

Ya cansados de tirar de embrague y no pasar de 3ª, cogemos la autovía hacia Nîmes, nuestras pequeñas Vespas entre un ejército de camiones, y es que para variar, el tráfico es muy intenso. Nîmes es muy grande y conseguimos encontrar nuestra pequeña carretera, plagada de rotondas… paciencia.
A 30 km de Cavaillon, tenemos un camión que va pisando huevos y es imposible adelantar, es agotador.

En Cavaillon un atasco digo de la “Operación Salida” de unos 6 km, pero como vamos en moto lo superamos rápidamente, luego nos enteramos, que el atasco, es la actividad predilecta de Cavaillon, por lo frecuente que es, a pesar de ser un pueblecito.
Pasado Carpentras, empezamos a acercarnos a Los Alpes, son impresionantes, pero tenemos que llegar a Turín al final del día, y se alzan imponentes.
Rumbo a Gap, los kilómetros pasan despacio, por lo accidentado que es el terreno y por el tráfico, que cada vez es algo más llevadero.
alpes
Los paisajes son preciosos, árboles, montañas, ríos, digno de fotografías, es una ruta maravillosa, y disfrutamos mucho.

Paramos durante una hora cerca de Gap, para revisar los mandos de la moto de Jaime, que tanto el cambio, como el embrague y el acelerador, se han endurecido hasta un punto imposible.

Hacemos lo que podemos para seguir y continuando por bonitos parajes y un Lago gigantesco cuyo nombre desconozco legamos a Briançon, y al puerto más vertical que haya visto nunca, las Vespas aguantan el machaque, pero subimos despacio, junto a un camión que se arrastraba más que nosotros y un ciclista que no sabemos como no le dio un infarto. Pasamos la frontera, ya estamos en Italia, tan altos, hace un frío de pelotas y nos tenemos que abrigar, hemos subido mucho.

Estamos muy pero que muy cansados, y no vemos el momento de llegar, teníamos tantas ganas de llegar, que bajamos el puerto como auténticos posesos, para habernos matado.
Ya aburridos, cogemos la autostrada (autopista) y después de más de 30 minutos conduciendo a fondo, llegamos a Turín, donde nos espera mi amiga Tania y su compi de piso y amiga Andrea.
Nos tratan tan bien que nos quedamos el día siguiente en la ciudad, conseguimos los walkies y Jaime pone a punto las motos, cuando nos enteremos que mi carburador tenía la cuba suelta, por eso iba mal a altas vueltas, y me he recorrido toda Francia y Los Alpes así, en fin…
Tania y Andrea nos enseñan lo mejor de Turín y nos encanta, a la vuelta intentaremos volver, y disfrutar de otro día como este, vamos, no es ningún sacrificio disfrutar de Turín.


*10/07/2009 Turín (Italia) – Verona (Italia) 362 Km



Nos despertamos por los grandes estruendos y chirridos de los tranvías de Turín que son extremadamente escandalosos, parece mentira que ya estemos aquí.
Hoy tenemos previsto llegar a un sitio algo antes de Venecia, en poco tiempo recogemos el equipaje y sacamos las motos del patio (gracias chicas), no despedimos del monstruo en forma de portera y de nuevo ponemos rumbo al este.
Las motos van mucho mejor con la puesta a punto del día anterior, y además podemos ir comunicados gracias a los walkies nuevos.

torino
Vamos por carreteras nacionales evitando las autostradas de pago, y los italianos no son demasiado educados al volante, ya que no nos respetan mucho, pero no tenemos ningún susto de momento.
El trayecto es normal, todo plano y verde, con grandes ríos procedentes de Los Alpes, pasan los kilómetros, pero es aburrido, el paisaje es monótono y el tráfico no lo hace muy agradable.

En un sitio donde paramos a comer, llega un chico con una furgoneta, nos dice que es miembro de un Vespaclub, y le sorprende mucho nuestro viaje, nos hace un par de fotos y nos desea suerte.
Al parar a repostar, nos sorprende de que los empleados de la estación están fumando mientras echan el combustible, no sé como no salimos todos por los aires.

Llegamos a Verona, es bastante tranquilo y muy bonito, pero muy caro, aunque la ciudad es preciosa y ha sido una suerte poder visitarla.


*11/07/2009 Verona (Italia) – Triestre (Italia) 322 Km



Madrugamos bastante, tenemos unos 140km hasta Venecia y queremos llegar a media mañana para visitarla durante casi el resto del día.

Según salimos de Verona, el cielo se despeja y empieza apretar el sol, ponemos rumbo así a la ciudad de los canales.
Excepto algunos casos, Italia es muy parecida y monótona y todo parece igual, la ruta pasa sin más, deseando llegar a Venecia.

venezia
En Padova, mi moto no carbura bien en bajas, de repente, se ahoga al acelerar y constantemente amenaza con pararse cada vez que intento iniciar la marcha.
Mientras Jaime está limpiando el carburador, se acerca una madre en bici con dos niños y me pregunta qué estamos haciendo allí, le explico la idea del viaje, todo en inglés y se lo traduce a sus hijos, que me miran con la boca abierta.

A continuación llega un ciclista, llamado Andrea y dice ser mecánico de Vespas, aunque parece no tener mucha idea, y entre todos juntos no llegamos a encontrar el problema.
Andrea nos guía a una tienda-taller oficial Piaggio, ya aprovechamos para comprar un retén, o para-óleo según nuestros colegas italianos, que no tendrán, pero el viaje es provechoso, el mecánico del taller nos cuenta un secreto para conseguir mayor suavidad en los embragues de la Vespa, que en pocos días, en Eslovaquia, pondremos en práctica en mi moto. Después de todo, mi moto sigue carburando mal, pero como en carretera va bien, decidimos seguir, después de hora y media en Padova, salimos de allí, aunque no es cosa fácil, es una población muy fácil. Al poco tiempo en carretera, el problema de mi carburador desaparece como arte de magia.

Llegamos a Venecia a primera hora de la tarde con un calor sofocante, hay mucha gente, pero la ciudad es impresionante, preciosa y única con todos esos canales, edificios, góndolas, palacios y monumentos, simplemente maravillosa, estamos orgullosos de haber llegado aquí con nuestras Vespas.
El tramo hasta Trieste es aburrido, hay mucho tráfico, miles semáforos y rotondas, más de lo mismo de siempre, estamos muy cansados y nostálgicos, nos acordamos mucho de casa, no vemos el momento de llegar a nuestro destino de hoy.
Llegamos a Trieste viendo el mar Adriático y ya tocando Eslovenia, mañana tenemos pensado atravesar el país entero y llegar a Austria.

Ah, lo olvidaba, una cosa curiosa de viajar por Italia, es que las señales donde indican los km hasta alguna población no tiene lógica alguna, por ejemplo, pone Venecia 54, más tarde 30 bien, pero luego 42, poco más tarde 12, y al poco 32, y así continuamente, te puedes hacer una idea por el cuentakilómetros, pero sólo aproximada, y es que, es divertido conducir por Italia.

*12/07/2009 Triestre (Italia) – Slovenska Bistrica (Eslovenia) 254 Km



Amanece en Triestre, no madrugamos demasiado por la paliza del día anterior, y nos ponemos en camino hacia Opicina, último pueblo italiano hacia Eslovenia.
El portero del hotel nos habla de una "viñeta", nos enteramos que es una pegatina obligatoria que hay que comprar y colocar en la moto para viajar por Eslovenia, al final, 7,50€ por una semana, no está mal, subiendo que dicha pegatina cubre todos los peajes del país.

Eslovenia es una país precioso, no hay tanto tráfico como en los países ya pasados, y todo son montañas y bosques muy espesos hasta donde alcanza la vista.

eslovenia
Encantados por haber llegado hasta aquí, nos vamos a Postojna, donde visitamos una de las cuevas más grandes de Europa, y el castillo de Predjama, ambas cosas muy bonitas e interesantes.

Teníamos la intención de comer algo de lo que llevábamos encima, pero donde las motos, hay unas familias italianas viendo las motos, y nos preguntan varias cosas del viaje, con tanto público decidimos irnos a comer otro sitio.

Vemos una feria cultural eslovena y paramos, hay una concentración de coches clásicos, que nos encantan, y conseguimos que nos den de comer por ahí, compramos un plato de Pôscâ, o algo así, tiene salchichas, puré de patata, lomo de cerdo, albóndigas con forma de croquetas y pinchos morunos, todo muy bueno, ah, y en Eslovenia hay palillos, este país nos encanta.

La gente se para al vernos, es cada vez es más frecuente, y es que al parecer, sienten simpatía por nosotros al ir en un par de Vespas.

Continuamos hacia Liubliana, por una pasada de carretera, llena de motoristas, donde algunos dicen que vayamos despacio, cuando poco después vemos a un poli con rádar en mano y cara de velocidad, saludamos al madero y llegamos a Liubliana por carreteras muy agradables, y es que los bosques de este país son formidables.
Decidimos visitar el castillo de Liubliana, pero está restaurado de forma muy contemporánea y no nos entusiasma demasiado, proseguimos hacia Maribor.

Hemos estado buscando un camping toda la tarde sin éxito, y la noche se nos echa encima, ya cansados, sin llegar a Maribor, Jaime me pide que pregunte a unos moteros que estaban en una terraza de un bar, un sitio donde dormir, uno de ellos llamado Mirko, o como se escriba, me dice que tiene un amigo que tiene un restaurante y que tiene habitaciones, que le sigamos.
Mirko, al ver las motos, nos mira extrañados y nos pregunta de sonde salimos, contesto, España, mira de nuevo mi Vespa y pregunta: “¿con esto habéis venido desde España?”, le contesto:”sí, en 6 días”, el tío se me ríe mientras aplaude, otro pregunta que a donde vamos, al decirle nuestro destino, dice: “congratulations” mientras nos hacen algunas fotos.
Le seguimos unos 3km hasta una casa, no nos esperábamos eso, el dueño se llama Robert y es muy servicial, nos da todo tipo de felicitaciones y hablamos un rato con él, nos tiramos en la cama viendo 2001 Odisea en el Espacio, de Stanley Kubrick en esloveno.


*13/07/2009 Slovenska Bistrica (Eslovenia) – Stockerau (Austria) 335 Km



Es la primera vez en todo el viaje que dormimos un poco bien, cuesta acostumbrarse a la dinámica tan intensa del viaje, nos ponen de desayunar pan, mermelada, mantequilla, huevos duros, salchichas, zumo, chocolate y ¿paté? .

Al irnos, el dueño de la casa, muy cordial, nos pregunta si nos gusta el alcohol, ya que nos quiere ofrecer unas cervezas, al decirle que no somos cerveceros, nos da dos bricks de zumo que Jaime consigue meter, sin saber cómo, en su cajón.
Salimos de Slov. Bistrica, pero antes repostamos en una gasolinera, donde hay una joven, guapa y simpática eslovena trabajando, la saludamos y con una gran sonrisa nos pregunta -¿españoles?-, la pregunto -¿sabes español?-, me dice que un poco y la pregunto en inglés que donde lo ha aprendido, se encoge de hombros y dice –televisión, telenovelas, limonada-,nos miramos Jaime y yo sorprendidos y hablamos con ella un poco más, nos despide con una sonrisa y diciéndonos adiós y notamos como nos sigue con la mirada, al coger el desvío ya algo lejos nos despide con la mano, y es que al parecer, volvemos locos a las eslovenas.

Vamos hasta Maribor y pronto alcanzamos la frontera austriaca, se parece a Alemania en muchas cosas, así llegamos hasta Graz.

austria
No hay muchas indicaciones, ni vemos la que necesitamos, que es una pequeña carretera secundaria, por la queremos atravesar medio país, nos perdemos un rato, pero en seguida encontramos nuestro camino.

Parece mentira que ya estemos en Austria, tan lejos de casa, y llegar aquí en moto, es un logro personal.
No hay palabras para estos paisajes, todo bosques, y da gusto conducir por aquí, montañas suaves llenas de árboles, por carreteras muy tranquilas e impecables, una maravilla de país.

El hambre empieza a dar guerra y paramos a comer en un precioso paisaje, damos cuenta entre otras cosas de los huevos duros del desayuno y algo de zumo obsequio del esloveno.

Seguimos rumbo a Viena, el paisaje es tan parecido y tan ausente de señales que dudamos a menudo de estar donde deberíamos, mientras disfrutamos de las continuas curvas de la carretera, nos perdemos por el centro de Austria.

Salimos al fin a una carretera nacional a unos 70 km de Viena, seguimos a todo trote, y llegamos a la capital austriaca con un calor sofocante.

Viena es una bonita ciudad, preciosos edificios y muchos artistas callejeros, visitamos la catedral y el centro de la población, preguntamos a la gente por algún camping por los alrededores de la ciudad, nadie sabe nada, decidimos buscar un techo en las afueras, ya en el camino hacia Praga.

Después de unos 45 minutos, llegamos a una población llamada Stockerau, vemos una casa donde dan camas, la lleva una familia en la que trabajan 3 generaciones, nos quedamos y cenamos, los precios son muy razonables para ser Austria, y el menú es sorprendente, 55 platos y ninguno pasa de 10€, y todo de una gran calidad y muy casero, Austria está siendo muy agradable.

Llegamos a este punto nos replanteamos el viaje, de 8 días de viaje hemos “descansado” uno, cuando no estamos haciendo cosas vitales o visitando ciudades estamos encima de la moto, y nos empieza a pasar factura tanto tiempo conduciendo.

No es fácil hacer una gran cantidad de kilómetros con estas motos ni por estas carreteras, aunque estemos 12 horas al día, no podríamos llegar a nuestro destino, es imposible.

Estamos pensando en atajar, ya decidiremos la ruta, de momento mañana queremos estar en Praga y luego a Polonia, nos acordamos mucho de casa, aunque estamos bien.


*14/07/2009 Stockerau (Austria) – Praga (República Checa) 299 Km



Madrugamos, bajamos a desayunar y nuestra mesa preparada nos está esperando, que eficientes son estos austriacos, y además nos dejan un portátil para podemos conectarnos a Internet, estamos encantados con esta gente.

Nos dirigimos a la frontera checa, que llegamos en no mucho tiempo, había creído que los checos y austriacos iban de la mano en cuestión de semejanza, qué error por mi parte.
En la República Checa, nada más entrar, se hace notar cierta dejadez en todo, y también en la habilidad a la hora de adelantar en carretera.

repcheca
Todo es un secarral, a ambos nos recuerda a la carretera Aranda- Segovia, hace un calor abrasador y pasará más de 100Km hasta que nos adentremos en un bosque, que por desgracia es muy breve.

Se nota la diferente economía de los países, por el estado de las carreteras, aunque no hay mucho tráfico y avanzamos a buen ritmo, por ello, decidimos a seguir por esa carretera e ignorar la ruta planeada.

Para nuestra sorpresa esta carretera no llega a Praga, sino a “Kutná Horá”, destino de nuestro viaje para ver la “Iglesia de los Huesos”, nuestro plan era ir primero a Praga y luego aquí, pero sin quererlo, nos hemos adelantado.

La “Iglesia de los Huesos” nos impresiona mucho, es espectacular, en mi opinión, una visita obligada si se viaja al país, comemos algo en un garito donde trabaja la camarera checa más seca del mundo, y con mucha pereza, vamos hacia Praga.
Hace mucho calor y para colmo, muchas obras, me cuelo en una y Jaime detrás, un obrero checo lanza un juramento que lo oye hasta el alcalde, lo ignoro y sigo, pero me encuentro con una zanja de 3 metros de profundidad que me impide seguir, damos la vuelta y… resumiendo… 15 minutos para salir de ahí por las malas indicaciones temporales de los puñeteros obreros checos, la ida a Praga se hace un poco pesada.

Según entramos no nos entusiasma, pero llegamos a la zona histórica, Praga es una maravilla, le gente se queda pasmada al pasar, dos españoles en dos Vespas ruidosas votando por el arcaico adoquinado de la ciudad y sorteando a los tranvías es un buen espectáculo.

Nos gusta tanto que decidimos pasar la noche aquí y visitar la ciudad durante la mañana siguiente, Praga compensa por su belleza el resto del país, que no es nada atractivo.


*15/07/2009 Praga (República Checa)



praga
-Madrugamos, está diluviando, nuestra idea era aprovechar la mañana para visitar la ciudad y poner rumbo a Polonia por la tarde, pero con este tiempo, no se puede viajar cómodamente.

Decidimos quedarnos un día más y disfrutar de Praga, que es una maravilla, deja de llover a media mañana y sale un sol abrasador.
Paseamos y visitamos la ciudad, el ilegible reloj astronómico, el castillo de Harry Potter y el barrio judío.

Con mucho calor, visitamos el Castillo de Praga, alguien debería de decir a los checos que eso no es un castillo, sino un palacio, pero dentro del recinto está la Catedral de San Vito, que es muy bonita.

Ah, lo olvidaba, en el parking privado del hotel, que supuestamente está vigilado, algún retrasado me ha robado mis garrafas de combustible, el guarda no sabe inglés y la recepcionista se lava las manos, y deciden no cobrarnos el parking.
No íbamos a poner denuncia por 15€, pero el detalle nos ha molestado en extremo, joder con los checos.

Por la tarde medio muertos, recuperamos horas de sueño, y damos una última vuelta por Praga, que no nos ha dejado nada indiferentes, nos comemos un melón que compramos en Austria y vamos a dormir, mañana a Polonia.



*16/07/2009 Praga (República Checa) – Katowice (Polonia) 408 Km



-Para variar madrugamos, salimos sobre las 9,30 de Praga, pero es un cristo por el tráfico, está mal señalizado y los tranvías son un peligro, pero en unos 20 minutos conseguimos dar con la autovía, la carretera para ir a Praga fue un infierno, y hemos decidimos ir a la frontera polaca por la autovía, que nos separan unos 100 km.

Se me olvidaba, que nada más pasar de Austria a la República Checa, aparecieron muchos carteles de compañías de señoritas y de cosas eróticas, parece que en este país hay mucho vicio, nada más pasar la frontera, los cambios son evidentes, al pasar la frontera polaca, no fue diferente.

Dejamos el secarral checo y nos adentramos en bosques y suaves montañas, no todo es bosque como en Austria, pero las arboledas son frecuentes, proporcionan frescor y sombra que se agradece mucho, ya que hace mucho calor.

polonia
Los polacos son gente muy amable, pero no saben conducir, para ellos doble línea continua en curva y cambio de rasante significa: “puede adelantar usted con seguridad”, y es que hay que tener mucho cuidado, yo tengo a mi ángel de la guarda en Vespa detrás de mí que me avisa cuando alguien hace algo raro.

Después de unos 250km (toda la mañana), paramos a comer en un pueblo llamado Nysa, las camareras me recuerdan a lo buenas que están las polacas, las conocí cuando trabajé en Dublín, además son muy atentas y agradables, nos está gustando mucho Polonia.

Una cosa es universal, puñeteros camiones, siempre hay en todos lados y son una pesadilla, pero este país es una caos, van muy deprisa y aunque son muy temerarios a la hora de adelantar, no influye mucho en nuestra media.

En Nysa visitamos una catedral curiosa que además de otras veces, fue destruida en la II Guerra Mundial, y es que ya sabemos que Polonia fue el 1er país en caer por la guerra relámpago de los nazis.
Vemos fotos de Nysa destruido por la guerra, desolador.

Al salir de la catedral, alguien hace fotos a nuestras motos, y es que en este país ya, es complicado encontrar a alguien que no se nos quede mirando, es extraño, es algo alentador, pero no nos gusta llamar la atención, la gente nos saluda desde los coches y prácticamente todos los motoristas nos saludan desde Eslovenia.

Cerca de Bytom, yendo por la carretera, nos fijamos que hay en prostitutas en los caminos de los bosques que atravesamos, en los boques sí, son prostitutas silvestres.
Es muy curioso, en cada camino hay una o dos “señoritas” esperando, ahora entiendo porque la carretera está tan concurrida.

Llegamos a Katowice, una ciudad horrible con la típica noria soviética, compramos algo de comer en un supermercado que tiene una mariquita de logotipo, y nos atiende la cajera más seca de toda Polonia, ni tarjeta, ni euros, y nos vemos obligados a sacar 50 zlotys de un cajero.

Mañana visitaremos el campo de concentración de Auschwitz, del cual estamos a unos 30km, y pretendemos visitar también Krakovia, que tenemos entendido que es una población preciosa.



*17/07/2009 Katowice (Polonia) – Krakovia (Polonia) 145 Km



-Despertamos en Katowice, la horrible ciudad polaca, después de desayunar mal, ponemos rumbo a Tychy, esta ciudad es una caos, tanto que ni con la ayuda de dos taxistas, 3 conductores, un señor, dos chavales y una chica polaca que sabe castellano no conseguimos salir de esta ahí, resumiendo, más de una hora para salir de esta maldita ciudad, que por fin salimos de este infierno (hace un calor extremo) por estadística.

Llegamos al mediodía al campo de concentración de Auschwitz, sin palabras, es gigantesco y muy sorprendente, entre los dos campos, tardamos casi 6 horas en visitarlos, acabamos reventados, pero ha merecido la pena, el museo es muy interesante, y verlo en persona impresiona muchísimo.

auschwitz

En el aparcamiento del museo nos encontramos a una pareja de Mallorca, que nos desea suerte en el viaje, dos minutos más tarde, aparece otra pareja de Pamplona, bromeando sobre nuestro medio de transporte, nos aconsejan visitar Krakovia y ciertos lugares de Eslovaquia.

Paramos en un pequeño pueblo para comer de nuestras reservas, y ponemos rumbo a Krakovia, la carretera tiene un millón de parches, está muy mal y hay baches enormes, pero llegamos.

Esta ciudad tiene un centro histórico precioso y mucha juventud, las polacas parecen modelos desfilando, y siempre es agradable pasear en estas condiciones, cenamos algo por ahí y damos una pequeña vuelta, pero estamos muy cansados.

Ah, ayer vimos dos genuinos auténticos coches “Polonez” polacos, en la vida vamos.

Bueno, mañana visitaremos la ciudad y viajaremos a Eslovaquia.



*18/07/2009 Krakovia (Polonia) – Stratená (Eslovaquia) 235 Km



-Dormimos bastante mal, en estos países no hay persianas y entra mucha luz donde quiera que estemos, además del calor, que al dormir se hace insoportable.

krakovia
Empleamos media mañana para visitar Krakovia, que merece mucho la pena, nos conectamos a Internet para reservar el ferry de Odesa a Estambul, y luego llamamos a mami para felicitarla, hoy es su cumpleaños, nos acordaremos de ella durante todo el día.

En mi opinión, hoy es el día más caluroso del viaje hasta el momento, es imposible no estar a la sombra, y con el equipo de moto, que siempre llevamos por alguna posible caída, es insoportable.

Tardamos un rato en salir de la ciudad, nos estamos cansando siempre de lo mismo, ya que no hay señales hasta que sales de los cascos urbanos, y algunas se contradicen, conseguimos salir de allí preguntando a los polacos, que son muy amables, siempre están dispuestos a ayudar.

Nuestro destino de momento es Zakopane, una pequeña población polaca cerca de la frontera eslovena, a unos 100km de Krakovia, dicho trayecto es un tormento, hay varios tramos cortados por obras que causan larguísimos atascos en varias ocasiones, entre eso, es calor extremo y el tráfico, hacemos este tramo en dos horas y media, para pegarse un tiro.

Comemos en Zakopane y nos vamos a Eslovaquia, detrás de un viaje autobús que va como loco por unas carreteras de montaña en pésimas condiciones.

fronterapolada
El sol se oculta tras las nubes para nuestro alivio, pero empieza a levantarse mucho viento frío, y paramos a abrigarnos.

Todo el mundo nos mira mientras atravesamos sus poblaciones, en Eslovaquia reparamos en que hay dos tipos de personas, unas como el resto de europeos, caucásicos, y otras como los gitanos que tenemos en España, que no nos dan mucho confianza, van vestidos con ropa de hace dos décadas, y nos miran de forma sospechosa, hasta alguno coge alguna piedra al vernos, aunque no hemos tenido ningún problema finalmente.

Después nos cae la madre de todas las tormentas, con rayos truenos y relámpagos, nos cae tanta agua que se nos mete hasta por los cascos, y hay como pequeños ríos que cruzan la carretera de un lado a otro, yo acabo empapado.

Al final, paramos a dormir en una pequeña pensión en una casa de un pueblecito enano llamado Stratená, en pleno corazón de Eslovaquia sureña, todo es bastante barato y el paisaje es precioso, parece ser que casi todo el país es una cadena montañosa.

La única camarera es muy joven(unos 16 años) y el idioma es un problema, 10 minutos son necesarios para que entienda que queremos agua sin gas, que no nos gusta nada, desde Italia viene siendo una bebida muy popular.

Cansados por la dura jornada de hoy, nos vamos a descansar, mañana cruzaremos el resto de Eslovaquia y parte de Hungría, para acabar en Rumanía, ese es nuestro plan de mañana.



*19/07/2009 Stratená (Eslovaquia) – Kosicê (Eslovaquia) 111 Km



-Nos levantamos, hay una niebla muy densa entre las montañas, mal asunto.

Empieza a llover, decidimos prepararnos y esperar a que amaine un poco, pasará más de una hora, nos toca mojarnos pero vamos bien, 40km de lluvia tormentosa por unas carreteras preciosas, dejar de llover, pero no durará mucho esta tregua.

eslovaquia
Decidimos desviarnos de la ruta hacia el este, hasta Kosicê, se nos ha hecho tarde esperando a que amainara, y llegamos a esta ciudad a la hora de comer, mi moto empieza a fallar del carburador nada más llegar, queríamos atravesar a Hungría para llegar al norte de Rumanía de un tirón, pero ya no nos da tiempo.

Cuando llegamos a la ciudad, nos pareció extremadamente horrible, pero para nuestra sorpresa tiene un centro muy bonito y atractivo.

Después de comer, nos vamos a escuchar a una soprano y un tenor cantando en un templete de un gran parque acompañados por un piano, es una maravilla escucharles, el resto del público nos mira extrañados.

Nos conectamos a Internet para confirmar la reserva del ferry Odesa-Estambul y escribir a los nuestros, a menudo nos acordamos de casa, aunque estamos bien.

Jaime se tira 3 horas con moto mientras le ayudo, mañana hay que retocar el embrague, aunque tenemos tiempo, tenemos una semana para estar en Odesa, Ucrania.

Estamos muy cansados, hoy no hemos recorrido mucho pero nunca paramos, Jaime ya se ha dormido mientras yo escribo esto y lucho para no quedarme dormido también.



*20/07/2009 Kosicê (Eslovaquia) – Satu Mare (Rumanía) 244 Km



-Nada más levantarnos desayunamos, recogemos todo y nos disponemos otra vez a sacar el embrague de la moto, yo echo una mano en lo que puedo, como siempre, pero Jaime hace prácticamente todo el trabajo.
Después de una hora está lista, Jaime es un manitas y el embrague va como nuevo, es una maravilla, el carburador hace de las suyas, pero podemos continuar.

Al poco se me para la moto, Jaime vuelve a mirarla, el cable de masa está un poco suelto, al apretarle bien, mi moto arranca y nos vamos.

A los dos minutos vuelve a pararse, suponemos que es cosa de la chispa y no de carburación, Jaime se pone de nuevo con ella, la bobina chorrea aceite y el cable de alta está mojado, seguramente por la gran cantidad de agua que nos cayó ayer.

Me cambia la bujía, la pipa y limpia todo, y Jaime me deja la moto como nueva.

hungria
Son casi las 13,00h cuando salimos de Kosicê hacia Hungría, se nos ha hecho tarde, pero estamos animados, y yo contento como mi moto “nueva”.

Cerca de la frontera, hay un atasco muy considerable, y es que ya desde la República Checa, a esta gente les encanta cortar los carriles enteros durante varios kilómetros para hacer cuatro chapuzas, en fin…

Llegamos a Hungría, hay bastante poco tráfico, hace bueno y no demasiado calor, y nos recuerda un poco a España, ya que la zona es muy agrícola aunque está todo verde, es muy agradable conducir por aquí.

Nos metemos por carreteras locales sin saber muy bien si vamos por el camino correcto, la gente nos mira como si fuéramos extraterrestres, aunque nos estamos acostumbrando.
Nos tiramos a comer por ahí cerca de una vía de tren, un ratito que se agradece.

Avanzamos a buen ritmo, al acercarnos a Rumanía, mi moto se para de repente, mientras estamos en la cuneta parados, pasa una niña muy guapa andando, mientras nos mira temerosa y nos dice algo en húngaro como saludo, anda sola por esta peligrosa carretera, nos da mucha pena.

Mi moto arranca sin problemas y proseguimos.

Se hace algo pesado por los muchos pueblos que hay, y es que cada uno mide varios kilómetros de longitud.
En la frontera húngara-rumana, nos piden por primera vez en todo el viaje el pasaporte.
El guardia de la frontera mira sorprendido nuestro pasaporte y me pregunta en inglés señalando a nuestras motos, “¿en esto habéis venido desde España?”, al contestar que sí, lanza un largo resoplido y nos deja pasar.

Al hacernos la foto con la señal de entrada del país, aparca cerca nuestro un coche matrícula Logroño, aunque el conductor no parece ser de allí precisamente.

Al poco viene una pareja francesa en bicicleta, que vienen desde Viena, el año pasado hicieron Paris-Viena, este año les toca Viena-Bucarest, y el año que viene pretenden hacer Bucarest-Estambul. Van con bicicletas que tienen muchos años, son muy bohemios y nos caen bastante bien, nos deseamos buen viaje y los cuatro proseguimos con nuestra ruta.

Rumanía es más pobre que los países que hemos pasado recientemente, pero la gente que vemos no se parece nada a los rumanos que solemos tener en España.

Estamos bien y mañana nos adentraremos en Transilvania, a ver si nos topamos con el Conde Drácula.



*21/07/2009 Satu Mare (Rumanía) – Sovata (Rumanía) 344 Km



-No madrugamos demasiado, hemos dormido una hora menos por el cambio de huso del país.

Esta zona, viajando hacia Zalau, es bastante horrible, nos confundimos de carretera y acabamos en una carretera rural con unos baches como catedrales y a los pocos kilómetros llegamos a una población (una aldea mejor dicho) llamada Stâna, se acaba el pavimento nada más entrar a la aldea, aunque creemos que continúa al otro lado, así que seguimos, una aldea de la Rumanía cerrada, un mal camino como calle principal, ocas, caballos y gallinas y perros por el camino, la gente más chunga del país mirándonos como si fuéramos marcianos, normal por otra parte, no sabíamos qué hacíamos por allí.
El camino sigue y el pavimento no aparece, así que deshacemos lo andado y sólo conseguimos llenarnos de polvo y maltratar un poco a las motos.

Viajando hacia Jibou vemos una señal que dice “baches durante los próximos 40km”, así son las carreteras rumanas.

rumania
Por lo general los adelantamientos, por el momento, son correctos. Pero hay que tener cuidado con niñatos que llevan buenos coches, son muy peligrosos y hay que tener mucho cuidado.

Llamamos a casa para informar de nuestro paradero, que siempre agradecen que les tengamos informados.

Comemos en Jibou por 9€ los dos, y vamos a Dej por una carretera muy aislada, disfrutamos mucho, ya que estamos solos y es una carretera agradable, atravesamos unos pueblos olvidados de la civilización, suele haber muchos niños a los que saludamos cuando pasamos, les hace mucha ilusión.

De repente, vemos una señal de “precaución baches”, y bajo ésta, otra que señala “prohibido circulas a más de 5km/h”, Ni siquiera me da tiempo a preguntar “Jaime, “¿eso significa prohibido ir a más de 5km/h?”, de repente, el pavimento se acaba y se convierte en grava con unos agujeros enormes y un gran desnivel, yo intento frenar un poco pero Jaime pasa como un loco, para habernos matado…

El próximo tramo se hace muy pesado por el tráfico y los parajes, pero poco a poco nos adentramos en suaves montañas y bosques, y se hace la ruta algo más agradable.

Ya llegando a Sovata vamos como posesos tomando las curvas, como diría nuestro amigo Quique “alaaaa, a tocar chapa”.

Aquí nos enteramos que a 2km hay un gran lago, iremos mañana a visitarlo.

Por lo demás, estamos muy cansados, igual no parece demasiado, pero hacerse 350km por carreteras rumanas con tanto bache no es ninguna broma.

Mañana nos adentraremos más en Transilvania, viajando algo hacia el norte, nos acercaremos a la frontera ucraniana, en el fondo creíamos que en Rumanía íbamos a estar peor, yo estoy bien, aunque Jaime lo encuentra bastante más desagradable que yo.



*22/07/2009 Sovata(Rumanía) – Vatra Dornei (Rumanía) 250 Km



-Nos levantamos con tranquilidad y vamos a visitar el “famoso” lago, cosa que no nos gusta nada, es una pequeño lago, extremadamente explotado, hay muchísima gente, mucho calor y para variar, están de obras, salimos de ese infierno pero al poco se para mi moto, ya me está hartando la guerra que está dando.

Jaime se pone manos a la obra y en 20 minutos y lo repara, la bobina seguía un poco sucia.

Al poco nos vemos lo que habíamos esperado, los espesos bosques de Transilvania, pero la carretera es un horror, no sé que tienen de europeos los rumanos, pero desde luego las carreteras no, no os podéis imaginar el mal estado del firme, hay que tener cuidado, los baches son tan grandes que puedes meter la rueda de forma que puedes caer al suelo.

Esta zona es muy agradable, pero en Rumanía las poblaciones son un poco bastante asquerosas, muy sucias, llenas de polvo, y todo huele a mierda de caballo, por la gente que sigue utilizando carros de tracción animal, que aún es muy corriente por aquí.

En carretera, al ajustarme la pantalla del casco, un insecto gigantesco me pega en el tabique nasal, cerca del ojo, y me produce un escozor y un dolor muy fuerte, lo que me obliga a parar.
Del golpe me hace una herida que sangra un poco, me afecta al respirar y a la visión del ojo izquierdo, pero se pasa pronto.

transilvania
Comemos cerca del Lago Losu, a mí no me desagrada el lugar, pero a Jaime no le entusiasma nada y no para de recordarme que Rumanía no le está gustando y que es una mierda.

Rodeamos el Lago Izvorul como maniacos, la zona es muy bonita si ignoras las toneladas de basura que se amontona en todos lados, los baches hacen que debamos tener cuidado, aunque hay poco tráfico y nadie nos molesta.

Pasan los kilómetros pero los últimos 70 de la ruta los baches son tan enormes que el tráfico, incluyendo nosotros, se pasa al carril contrario constantemente para evitar el desastroso firma de la calzada, vamos deprisa esquivando los enormes agujeros, si te comes algún bache muy gordo podemos causar daños a las Vespas, que ya están aguantado una gran paliza.

Llegamos a Vatra Dornei y desde Satu Mare, en la frontera húngara, es la primera vez que vemos aceras y un semáforo en este país, parece que la ciudad es muy turística, aunque no parece que haya nada importante.

Nos paramos un momento y se nos acercan unos niños preguntando de dónde somos, al decir “España”, me preguntan si vendo la moto ¿?, un chaval me empieza a manosear el manillar y la maneta del embrague y le tengo que mandar a la mierda, es la primera vez en todo el viaje que me tocan la moto, la educación se va reduciendo…

Todo es siempre lo mismo, nos queremos ir de ya Rumanía.

Conseguimos meter las motos en el rellano de la escalera del hotel (este país no te da la confianza para dormir en camping o al raso), las tenemos que meter con calzador y nos damos un paliza, ya que hay dos escalones que tenemos que salvar para subirlas, pero al menos duermen bajo techo, y nosotros más tranquilos.



*23/07/2009 Vatra Dornei(Rumanía) – Iasi (Rumanía) 288 Km



-Hoy la verdad que no ha sido un buen día, Jaime ha empezado a estar mal del estómago y no ha podido desayunar nada, y al intentar sacar las motos un idiota ha aparcado delante de la puerta y no las podemos sacar, y eso que pone “Prohibido Aparcar”.

El camarero del hotel, que nos ayuda mucho, finalmente llama a la policía, y ésta al dueño del coche, que aparece al rato con cara de idiota, nos ha hecho perder casi una hora…
Jaime se encuentra bastante mal, pero decidimos irnos, tenemos los días justos para llegar a Odesa.
Hace un bochorno horrible y el tramo hasta Suceava, unos 100km, es una pesadilla, el 30km cortan la carretera una docena de veces por obras, con el calor, los camiones, los coches, el polvo y las obras, el trayecto se hace pesadísimo.

Para desconectar un poco, nos acercamos al Monasterio de Dracomirna, del Siglo XVI .

vatradornei
Jaime sigue sin poder comer, así que me toca comer solo, mientras lo hago, nos damos cuenta que la rueda trasera de la moto de Jaime está pinchada, menuda casualidad.

Por muy mal que suene, nuestras motos no han estado realmente llenas de mierda hasta que han llegado a Rumanía, no hay por donde cogerlas de la mierda que tienen, aunque eso nos encanta.

Visitamos el Monasterio, no es gran cosa, pero a una monja cantando en la misa, que junto al pequeño altar, es muy curioso, y mientras un monje va por ahí paseando con butafumeiro en mano impregnando todo con un olor extraño.

Cambiamos la rueda rodeados de jubilados rumanos y nos vamos.

Hace tiempo que hemos dejado las montañas atrás, y el paisaje es bastante horrible, todo llano, sin árboles, poblaciones horrorosas, así es nuestro viaje hacia la frontera moldava.

Mientras viajamos, nos cruzamos con dos grupos de chavales ya mayorcitos, cada uno en un lado de la carretera, resolviendo sus diferencias a pedradas, en Rumanía, ante todo, diplomacia.

Al principio, cuando llegamos al país, los conductores eran bastante correctos, pero al pasar los días y yendo hacia el este el tráfico se hace más peligroso, y hay que tener ojos hasta en la nuca, porque los conductores rumanos no suelen respetar y nos adelantan de forma muy temeraria.

La verdad que tenemos ganas de dejar Rumanía, no nos está gustando nada…

Nos quedamos a 30km de Moldavia, que en un principio tenemos planeado cruzarla entera y llegar a Ucrania, ya veremos que se nos dan estos países.

Encontramos un hotel rentable en Iasi, y por una confusión, nos dejan meter las motos en un cuarto colindante a la recepción creyendo que son bicicletas, ya dentro el encargado dice que ya no importa, que se ha comprometido, qué amable.

El pobre de Jaime aún no puede comer nada, y hoy ha sido un día duro, no sé como está aguantando.



*24/07/2009 Iasi (Rumanía) – Chisinau (Moldavia) 166 Km



-No pasamos una noche demasiado buena, pero nos levantamos a una hora razonable, Jaime desayuna un zumo de naranja y un yogurt, el día anterior no comió nada por el estómago, esperemos que no le siente mal.

Recibimos un sms de Vicky, diciéndonos que nos tenemos que poner en contacto con la compañía del ferry, algo que resultará casi imposible, pasamos más una hora intentándolo, hasta que finalmente Vicky lo consigue, y al parecer no conseguimos una información demasiado fiable, ya veremos que pasa, necesitamos ese barco para pasar a Turquía.

Hace un calor abrasador hoy, es demasiado, y para variar, Iasi está llena de obras y ausente de señales, media hora dando vueltas, y 10km entre el congestionado tráfico bajo el Sol que no nos da tregua, son necesarios para conseguir salir de la ciudad.

Recorremos 30km y llegamos a la frontera, al control de aduanas rumano, por ser dos motos, un guardia nos ataja en la cola y nos piden los papeles, pasaporte y que les enseñemos el equipaje superficialmente.

El guardia me pregunta si hemos venido desde España con esas motos, y al contestar afirmativamente, no sólo se queda flipando, sino que llama a algún compañero para decírselo. Le pregunto si Moldavia es seguro, me dice que no y nos aconseja no hace noche en el país, mmmm… eso no mola.

moldavia
A nuestro lado hay un coche con matrícula española, es una matrimonio moldavo con una niña que llevan 10 años viviendo en Castellón y van de vacaciones a Moldavia, son muy simpáticos y amables, nos ayudan para entendernos con los guardias rumanos y moldavos y nos aconsejan visitar Chisinau, le acabamos haciendo caso, pero estamos mosqueados, desde Eslovenia nos han avisado del peligro de Moldavia.

Los guardias moldavos, en su puesto fronterizo, son un poco idiotas, mucha soberbia, tipo Guardia Civil, nos acabarán pidiendo tres guardias distintos los papeles y el pasaporte, hasta el nº de chasis de las motos, y revisar el equipaje, es mediodía y el calor no nos deja ni respirar.

Cuando por fin vamos a salir de ahí, un segundo grupo de guardias que vigilan una barrera no nos dejan pasar, que tenemos que pagar no se qué, y para colmo Jaime se da cuenta de que ha pinchado, un día ha durado la rueda…

Mientra la cambia, yo me dedico de pleno a la burocracia moldava, hay que pagar una tasa de unos 6€ por usar las carreteras moldavas, o como dice nuestro colega moldavo, una tasa por usar los baches del país.

Entramos por fin en Moldavia, sin saber qué nos espera, vamos rumbo a la capital del país, a Chisinau.

Como primera impresión, el país nos parece muy pobre, no hay apenas coches (unos 3 camiones en unos 120km), ni tampoco poblaciones, sólo algunas aldeas por ahí, constituidas por algunas casas.

Paramos en una pequeña población para comprar algo de agua, y cuando salgo de la tienda, Jaime “habla” con un moldavo, nos dice que su padre fue sargento de aviación y luchó en la Guerra Civil Española en el lado republicano, que posteriormente fue exiliado, el hombre parece disfrutar a dos españoles y se va contento.

chisinau
Seguimos hacia la capital, no hay casi tráfico y vamos deprisa, por el calor no paramos a comer y decidimos ir a Chisinau del tirón.

Al parar en una pequeña gasolinera, nos rodean unos 7 hombres, mirándonos muy sorprendidos, en ese momento reparo en que el trasportín trasero de mi moto (la estructura metálica que soporta el cajón) está partido por dos sitios.

Preguntamos (con gestos) a los hombres donde lo podemos soldar, recibimos una negación general, pero uno de ellos dice que le sigamos un par de kilómetros, decidimos seguirlo y nos mete en una aldea hasta el manitas del pueblo, le contamos nuestro problema y nos suelda el trasportín usando una soldadura de hilo, acompañados por dos niños, un chaval, y una joven muy mona, que debe ser la guapa del pueblo, el tío nos dice que nos la llevemos metida en el cajón de la moto, qué pájaro.

Seguimos para la capital bajo el sol abrasador, el calor es demasiado, y por fin llegamos a Chisinau.

La ciudad es bastante soviética, grandes y bastos edificios cuadrados, y grandes estatuas, en un principio el lugar no nos parece nada peligroso.

Nos hospedamos en un hotel de la madre patria rusa, nos guardan las motos en un chamizo en las traseras del hotel, y nos hacemos colega del chaval encargado de la seguridad.

Nos conectamos a Internet un rato y salimos a cenar, encontramos un sitio donde nos atiende un chico amable y atento, y es que toda la gente aquí es amable y simpática, al contrario de todo lo que nos habían dicho.

Jaime ya puede comer algo de arroz y o disfruta, hacía dos días que no comía nada contundente.

Hoy estoy extremadamente cansado, será por el calor, nos acordamos de casa, ahora sientes que estás muy lejos de casa, aunque Moldavia nos está gustando bastante, mañana visitaremos la ciudad.



*25/07/2009 Chisinau (Moldavia)



-Nos levantamos con ganas de visitar la ciudad, ya que es la primera de aire soviético en la que estamos, y el colega , moldavo de Castellón nos dijo que merecía la pena.

Hace mucho calor, pero aún así caminamos durante toda la mañana, visitamos un edificio enorme que debe ser algún tipo de ministerio, una iglesia ortodoxa muy bonita y nos metemos en un mercado callejero gigantesco, donde puedas encontrar de todo, vamos mirando los puestos y me compro unas galletas, 300 g por 40 céntimos, Moldavia es barata.

chisinau2
Mandamos una postal horrible (no hay otras) a casa desde correos, donde los funcionarios no nos ayudan nada.

Andando por la calle, se nos acercan unas chicas ofertándonos no se qué de una compañía de telefonía móvil, nos preguntan algo en moldavo, al no contestar nos preguntan ¿inglés, alemán?, al contestar España, una de ellas contesta con una sonrisa en la cara “Yo estudio español”, quedamos sorprendidos y cambiamos algunas frases en un inglés, nos dice que está muy contante porque no había conocido nunca a ningún español, quedamos encantados, nos las volveremos a encontrar a lo largo de la mañana.

La verdad que Chisinau no tiene mucho, y obviamente el turismo en la ciudad es nulo, lo que si abundan son moldavas muy guapas ligeras de ropa meneando las caderas.

Aprovechamos la tarde para descansar, reparar las ruedas pinchadas, y prepararnos para mañana, para cruzar la frontera ucraniana, que por lo que tenemos entendido puede ser complicada.



*26/07/2009 Chisinau (Moldavia) – Odesa (Ucrania) 247 Km



-Hoy ha sido un día interesante.

Madrugamos para salir pronto, durante toda la noche ha habido tormenta y la temperatura es más suave y agradable que estos días, se agradece mucho.

Decimos adiós a Chisinau y nos dirigimos a cubrir los 70km que nos separan de Ucrania, no hay señales y nos guiamos básicamente por instinto.

Casi llegando a la frontera, sufrimos el primer encontronazo con la poli en todo el viaje, nos manda parar, nos pide los carnets de conducir con aire soberbio y nos dice que vamos muy deprisa, porque ese tramo está limitado a 50km/h, junto a su Lada Niva con un rádar arcaico, le preguntamos un par de veces que dónde está la señal de velocidad, al ver que no nos ponemos nerviosos, nos da nuestros carnets y nos dice: “Bum Drum”, que debe ser “buen viaje” en moldavo, nos vamos.

ucrania
A los dos kilómetros nos encontramos un control policial, problemas, nos dicen que entre sea zona y Ucrania, hay una región independentista, conocida como Transnitria, y no le gustan los extranjeros, no nos puede negar el paso, pero nos recomienda recorrer otro camino, ya que es peligroso, el oficial al mando me orienta, debemos volver unos 20km ya andados, y desviarnos unos 100km hacia el sudeste.

No queremos disgustos, así que decidimos coger la alternativa dada, estos guardias fronterizos han sido bastante amables, aunque uno de los guardias se quiere reír de mí por mi juventud, y le dejo por los suelos, ah, no haberte metido conmigo.

Por fin llegamos a la frontera, el control moldavo lo pasamos más o menos rápido, a pesar de que cierto guardia pretende que le obsequiemos económicamente, pero el Ucraniano es bastante más lento, y os guardias no colaboran mucho, no te hablan en otra cosa que no sea ucraniano, y la burocracia se hace difícil, pero conseguimos salir de ahí pasado una hora.

Los guardias aquí con muy corruptos, y más de uno nos pretende sacar dinero, pero nos hacemos los suecos, y si simulas no tener ninguna prisa, se aburren de intentarlo y te dejan marchar.

Ponemos rumbo a Odesa, otro control, nos metemos en Moldavia de nuevo, y después otro control fronterizo, en este último, coincidimos con participantes del Mongol Rally, un equipo de Suiza, Escocia, Canadá y otro español, que van con una Lada Niva, en 4ª marcha desde España, estaremos un rato con ellos y nos deseamos buen suerte.

En Odesa ya, comemos algo, y después de conocer lo más bonito de la ciudad, que la verdad es muy atractiva, conseguimos dar con la oficina del ferry, para ir mañana prontito.

Lo que nos ha llamado la atención en Odesa, es el infinito ejército de jovencitas que hay en la ciudad, parecen modelos desfilando y todas intentan mostrar sus encantos, no sin éxito, nunca habíamos visto nada parecido, es impresionante.

Nos pateamos una parte importante de la ciudad, nos está gustando mucho, hay mucha juventud, muy buen ambiente, y no es demasiado caro.

En el ascensor nos encontramos a un señor que nos dice que su hermana vive en Fuengirola, se nos debe notar desde lejos que somos españoles, sino no me lo explico.



*27/07/2009 Odesa (Ucrania) – Estambul (Turquía) En el Ferry por el Mar Negro



odesa
-Hoy ha sido un día de locos.

Madrugamos bastante porque queremos ir a las oficinas del ferry nada más que abran.

Tenemos un problemilla con el tío responsable del parking donde han dormido las motos, se cree que no le vamos a pagar o algo así, algo que nos ha pasado más de una vez y nos molesta bastante.

Además, la tía de recepción no colabora nada y la responsable de la limpieza nos pregunta cosas y cosas sin parar, la verdad es que en estos países la gente del sector hotelero es un poco idiota, nos atosigan por todo, no tienen paciencia para explicar las cosas porque se creen que tenemos que saber como se hacen las cosas en su país y por último, no parecen comprender que no entendemos su idioma, nos dicen algo, decimos que no comprendemos, y siguen hablando como si nada, y es que esto ha venido siendo normal en casi todo el viaje.

Después de todo esto, nos vamos a la oficina, llegamos al primer intento, pero parece que no hay nadie, aparece un gordo ucraniano y esperamos, de repente se abre la puerta y el muy asqueroso no respeta mi turno y se me cuela, y empieza a tramitar algo con un tío de un despacho, con lo que veremos hoy, está claro que la gente de por aquí no tiene modales.

Nos atiende una chica, dice que tenemos una reserva, pero no categoría, tenemos que ir al puerto y pagar el billete allí, me da una indicación, que será muy imprecisa e incorrecta y nos vamos.

Calles cortadas y direcciones prohibidas y un tráfico algo peligroso, pero llegamos, a la media hora encontramos la oficina de casualidad, donde nos dicen que tenemos camarote, qué buena noticia, después de 45 minutos de burocracias y de que me expliquen todo lo que tenemos que hacer para embarcar nosotros y las motos, vamos a repostar, ya que la diferencia del combustible entre Ucrania y Turquía es muy alta.

En la terminal no hay nada decente para comer, Jaime compra con buena intención unas patatas que sabes a queso y un refresco con gas que sabe a piruleta.

ferry
Nos dicen que salimos a las 4 y que embarcamos a la 1, y allí estamos a la hora, resumiendo, la gente se comporta como un rebaño de ovejas ante las puertas, que hasta pasadas las 15,00 no empieza a pasar los controles de aduanas.

Nos dan las 17,00, pasamos el control de equipajes, declarar bienes, pasaporte y nadie sabe qué tenemos que hacer con las motos, pregunto a un tío que a su vez llama a otro que lleva un enorme perro.

Nos manda ir a por las motos del parking, acompañado de un militar, nos piden el pasaporte, la documentación de las motos, todo junto a 3 guardias y 2 soldados, una copia de no sé qué, miran el equipaje, preguntas estúpidas sobre dónde hemos comprado las motos, otra vez la documentación, se van por un coche de un italiano, que le volverán loco al pobre.

Vuelven, nos llevan a un despacho chungo de pelotas para nada, para pedirnos otra vez el pasaporte, nos hacen salir de ahí, para ir otra vez al control de pasaportes a registrar las motos, por fin acabamos, pero cuando salimos, vemos al capitán del ferry que nos dice “Go,go,go”, tócate las pelotas, por la incompetencia de los guardias todo le barco no está esperando, sale dos horas más tarde de los previsto, pero estamos dentro con las Vespitas, rumbo a Estambul.



*28/07/2009 Llegada a Estambul, Turquía, desde el Mar Negro



-Logramos dormir más o menos bien, aún cuando el ferry hace mucho ruido y todo vibra sin remedio.

Se retrasan 40 minutos con el desayuno, que no hay por donde cogerlo, estamos un rato en cubierta y nos vamos a dormir, ya que no hay nada que hacer, aparte de recuperar horas de sueño.

llegandoaestambul

Nos despertamos poco antes de comer, otra cosa igual, esta gente no sabe comer, además nos ponen una bebida de color naranja pálido que sabe a horrores, huele como el jabón de brea y para que este hecha a base de cuero hervido, aunque hay una chica fondona en nuestra mesa que se traga eso, junto al plato y las servilletas.

Ayer en la terminal del puerto, conocimos a una alemana llamada Irena, que viaja sola por ahí, muy simpática, agradable y está colgadísima.

Después de comer, estaremos hablando con ella durante hora y media, mientras nos vamos acercando a Estambul, y tenemos la fortuna de ver delfines saltando cerca de la proa del barco, son preciosos.

Llegamos sobre las 19,00 a Estambul pero claro, hay que hacer el papeleo oportuno.

Bajamos a la oficina de aduanas después de descargar las motos, pagamos 15€ por el “visado” turco y 10€ por cada moto, nos piden el pasaporte, la documentación de las Vespas, nos sellan el pasaporte, luego, pasará media hora para que sellen la matrícula de la moto en nuestro pasaporte, otra vez la documentación…

Te piden todo 14 veces, intentan hacer 10 cosas a la vez, no se centran en una sola, es una buena forma de hacer las 10 mal, estaremos durante hora y media metidos en burocracias, en compañía de un suizo que aparte de otros 5 idiomas sabe castellano, ha viajado muchísimo y sabe muchas cosas, nos cuenta particularidades de Suiza y aprendemos, el tío está como una regadera.

Para salir del puerto otro control, papeles, pasaporte, esperar, trae la moto, que si no se qué, en la cola estamos, un ruso con un Audi S4, el matrimonio suizo, y un italiano que llevan volviendo loco en todas las fronteras desde Polonia y está que va a matar a alguien.

ferryestambul

Nos dejan libres al fin, nos despedimos del suizo y nos adentramos en el tráfico caótico de Estambul, todos los hoteles son de 5 estrellas y carísimos (hasta 400€ por una habitación doble, sin tasas), nos metemos en un atasco enorme intentando buscar un sitio para dormir.

Al no encontrar nada busco a alguien que nos pueda ayudar, pregunta a 4 personas diferentes, no sólo no me ayudan sino que además me miran mal, es la primera vez que nos pasa esto en el viaje, qué gente más desagradable y maleducada, espero que cuando necesiten ayuda reciban la misma que he me han dado a mí, además, conducen como ovejas y los coches con muy peligrosos.

Al final encontramos un sitio considerablemente más económico, nos comemos unas patatas rellenas que compramos en un puesto y nos tomamos un té en un chiringuito mientras echamos una partida de ajedrez, parece que aquí hay mucha afición a los juegos de mesa, cosa que está muy bien.

Mañana visitaremos la ciudad durante todo el día, que tenemos sabido que merece la pena.



*29/07/2009 Estambul (Turquía)



estambul

-Hoy ha sido un día de turismo, creemos que Estambul lo merece, andamos durante hora y media hasta el centro, nos habían dicho que estaba a 15 minutos, supongo que sería en coche, en fin.

Visitamos lo más importante de la histórica ciudad, tres mezquitas, la muralla, el palacio, y el museo de Tocapi, bonito sí, pero nada asombroso.

Una vez más los turcos ponen de manifiesto su falta de ecuación, son incapaces de seguir una cola de forma ordenada, continuamente se cuelan por todos los lados, se creen que los demás estamos ahí tomando el Sol, claro, que así luego conducen, usan más el claxon que los frenos. Es muy posible que te atropellen si no tienes cuidado, y conduciendo mañana debemos de tener mucha precaución.

Otras cosas curiosas, las mujeres totalmente tapadas excepto los ojos (en el mejor de los casos) y cargando con todas las cosas, y sus maridos con ropa corta fresquitos y sin llevar nada, opinen ustedes.

estambul2

Visitamos también el Gran Bazar de Estambul, se dice que tiene más de 3.000 puestos, la verdad que es enorme, compramos cosas para los nuestros y nos lo pasamos bien regateando con los vendedores, hay cosas curiosas pero venden mucha mierda que no sirve para nada, pero el bazar está bastante bien, muy limpio y recogido, se pasa uno un rato agradable viendo los puestos.

Nos tomamos un té y seguimos visitando la ciudad, la universidad, el resto del casco viejo y el acueducto, que el pobre aunque está completo, está en un estado de dejadez muy grave, y por falta de mantenimiento está muy sucio, descuidado y dañado, un lástima.

Nos conectamos a Internet un rato y mientras Jaime echa un visazo a su moto, yo preparo la ruta de mañana, que será larga.

Cenamos otra patata rellena y jugamos otro ajedrez, mientras nos tomamos un chocolate, se nos hace tarde, siempre nos pasa lo mismo, aunque tengamos que madrugar, nos dan las tantas.



*30/07/2009 Estambul (Turquía) – Akishar (Turquía) 501 Km



-Madrugamos para salir pronto y decimos adiós a Estambul, esta ciudad es gigantesca.

Atravesamos uno de los dos enormes puentes que tiene la ciudad, donde hay una señal donde pone “Welcome to Asia”, casi nada.

Ya empezamos con las sorpresas, peajes, pero no se puede pagar en efectivo, tenemos que comprar una tarjeta en unas oficinas, cogemos una para los dos, ya que son carísimas, y al pasar el control, cruzo yo primero y se baja la barrera, la cual casi le sacude en la cabeza y suena una especie de alarma, nos da igual todo.

Nos adentramos en un mar de camiones hacia el centro de Turquía, nuestro destino son las piscinas de Pamukkale.

balikesir

Según nos adentramos en el país, la temperatura es más alta y el aire más seco.

En la carretera adelantamos a un par de italianos en Vespas, suponemos que son del Mongol Rally, nos saludamos y seguimos.

Comemos en una ciudad llamada Busar, hace mucho calor. Hay que decir que los trabajadores de hostelería de cierta categoría en este país están bien formados, se nota que el turismo es importante, no tardan nada en darnos de comer y no es caro.

Intentamos ir por una carretera secundaria para atajar camino, pero se nos hace imposible, ya que no está señalizado.

Los conductores turcos son muy temerarios, aunque los imaginábamos peores aún, aunque mucho cuidado con los conductores de autobús, son disminuidos mentales, hoy casi me atropellan dos porque se incorporan a la calzada sin mirar.

Paramos a echar gasolina y la moto de Jaime suena fatal, decidimos parar y sacamos el embrague, el cual está suelto, en poco más de una hora volvemos a la carretera.

Cuando llevamos 400km de ruta, aparecen de la nada unos 9km de atasco, serpenteamos como podemos para situarnos en cabeza y ahorrar tiempo, pero no es fácil.

Todo el camino es bastante horrible y seco, y los turcos no son muy limpios, todo lo tiran al suelo y mires por donde mires siempre hay basura, una pena.

Finalmente, ya casi de noche, llegamos a un agujeros de meados llamado Akishar , queríamos seguir, pero se echa la noche encima, 500km hoy, está bastante bien.



*31/07/2009 Akishar (Turquía)- Éfeso (Turquía) 425 Km



rumboapamukkale

-Pronto, nos dirigimos a Pamukkale, hace mucho calor, pero es llevadero.

Hacemos los 230km que nos separan lo más rápido posible, el asfalto es prehistórico, y hay mucho camión, pero en 3 horas y media los cubrimos.

Llegamos por fin, y nos para un tío que parece del parking, nos empieza a preguntar cosas y le pregunto que qué quiere, y me dice “camping, bar”, le mando a la mierda, estamos a más de 40º con el equipo de moto después de 230km, y el subnormal del turco de los huevos no le tiembla el pulso para pararnos por chorradas, y es que los musulmanes son muy pesados, pero que muy muy pesados, siempre contándote no se qué, preguntándote, no te dejan ni moverte ni hacer nada, es que no hay palabras para explicar lo pesados que son.

Pamukkale tiene las termas y restos de una ciudad romana, con un completo y precioso anfiteatro y edificios ruinosos.

pamukkale

      Las termas son una maravilla, pero están muy explotadas por gente que no entiende de turismo, una lástima.
Hay mucha gente y un calor del infierno, pero aprovechamos lo que podemos.
Después de comer nos dirigimos hacia Éfeso, el calor es demasiado, se te secan los labios, y a mí me duelen las mucosas al respirar, debido a la extrema sequedad del aire, el asfalto parece que se derrite, es demasiado.

Así se pasan los km entre coches, semáforos, camiones y mucho calor buscando un camping, se nos hace de noche, pero conseguimos encontrar el camping más guarro de Turquía, eso sí, barato.

Mañana visitaremos la ciudad romana de Éfeso y los restos de Troya, hoy yo me he acordado mucho de casa, será por lo aburrido y horrible que es cruzar gran parte de Turquía, tengo ganas de llegar a Grecia.

Se me olvidaba, hoy a Jaime dos gasolineras le han regalado un parche con la bandera del país para la chupa, y un mapa, excepto esto y algún camionero que nos saluda, es la única cosa agradable que hemos recibido de los turcos.



*01/08/2009 Éfeso(Turquía) – Cerca de Karaagac (Turquía) 269Km



-Hemos dormido fatal, muchísimo calor, y a las 5 de la mañana el ruido de las chicharras era tal que nos ha obligado a ponernos los tapones para dormir, el ruido era exagerado.

Como bien dice Jaime, el camping tiene peor pinta de día que de noche, menudo campo de refugiados donde hemos dormido.

efeso

Nos dirigimos a Éfeso tras desayunar algo, llegamos a la primera, no pensábamos que la antigua ciudad fuera tan grande, hace un calor sofocante, pero lo visitamos entusiasmados.

Los restos de la ciudad romana son impresionantes, tiene dos anfiteatros, uno de ellos enorme, unas anchas calzadas, todo bastante bien conservado gracias a la ausencia de una fuerte erosión y por la sequedad del aire.

Nos ha sorprendido mucho ver una cosa en especial, que nunca habíamos visto en un asentamiento romano, tuberías, muy curiosas y bien pensadas, fabricadas con una especie de barro, canalizaban el agua a la perfección, ha sido muy interesante.

También había los típicos urinarios romanos públicos y colectivos, que por cierto, estaban en mejores condiciones que los del camping de esta noche.

Hemos pasado media mañana en Éfeso y algo tarde, nos dirigimos hacia el norte, rumbo a Grecia, donde esperamos llegar mañana, hoy ya imposible.

En Izmir, una ciudad de casi 3 millones de habitantes, de unos 30km de longitud, por las miles de casas bajas sucias e informes que forman la ciudad.

efeso3

En medio de la ciudad, mi moto empieza a hacer algo raro, paramos en una pequeña población cercana, y después de comer, nos metemos con mi moto.

Mi moto no se ha quejado desde Eslovaquia, pero está dando un poco de guerra en el viaje, pero en fin, habrá que quererla como es.

Todo está bien y parece que va correctamente al probarla, seguimos, pero a los pocos km se para.

En una gasolinera Jaime revisa todo, limpia el encendido, cambia la bobina y nada, finalmente cambia el encendido completo, ese era el problema.

Lo malo es que hemos perdido mucho tiempo y nos ha retrasado mucho, conducimos hasta caer la noche, el tráfico es un peligro y paramos en un pueblo del cual no sabemos aún nombre.

Jaime pregunta en un hotelito algo cutre, el gerente es un tío de Azerbaiyán que sabe castellano, porque estuvo trabajando en Santander 3 años, dice que es el único que sabe castellano por aquí, qué casualidad.

Nos trata bastante bien, y nos cuenta cosas de su país, dice que España le encanta y que Turquía es una mierda.

Nos vamos a descansar, estamos muy cansados y mañana hay que llegar a Grecia como sea, se nos está repitiendo tanto turco.



*02/08/2009 Cerca Karaagac (Turquía) – Komotiní(Grecia) 386Km



-Hoy ha sido un día peculiar, empezamos mal, el jefe del hotel cutre nos quiere cobrar el doble de lo que nos dijo el tío de Azerbaiyán. Jaime preguntó, le dio precio, y ahora dice que era precio por persona, no por habitación, ¿desde cuándo se cobra así si hemos dormido en la misma cama?
Al final quedamos en algo medio, nos despedimos del azerbaiyano, y a los 15km la tengo.

El asfalto de las carreteras turcas es como un espejo de lo pulido que está debido al uso y a la falta de mantenimiento.

troya

Al dar una curva en un cruce, y por el peso que llevamos en las motos en la parte de atrás, mi rueda trasera patina y se me va la moto, la caída es a poca velocidad pero algo aparatosa, voy al suelo y la moto se me cae en el pie, Jaime viene corriendo para saber si estoy bien, le contestó que sí y que recoja la moto, que yace tirada en el asfalto turco.

No me he roto nada por fortuna, aunque en un principio el dolor es bastante agudo, cojeo un poco, pero puedo andar prácticamente sin problemas.

La moto aguanta el golpe casi sin despeinarse, el guardabarros torcido y tocado, a lo mismo que la maneta, la defensa y parte de la zona lateral derecha, pero todo superficial.

El pobre Harry (mi compañero de viaje, un cerdo-jirafa de peluche) ha perdido un ojo, pero lo encuentro fácilmente y se lo pongo, está muy contento porque no nos ha pasado nada más grave a ninguno de los dos.

Paramos a hacer unas fotos junto al Mar Egeo, y a pocos kilómetros a Jaime se le rompe el trasportín trasero por tres sitios, es algo grave.

Paramos en una gasolinera y le cuento como puedo a un camionero, el tío saca de su pequeño camión dos cinchas de su camión que nos regala y nos ayuda a atarlas por el trasportín para que se mueva lo menos posible, un tío muy amable.

agrecia

Llegamos a Troya, que está en estado muy ruinoso, aunque es normal, ya que la 1ª fase de la ciudad data del 3.000 A.C., es una visita breve y curiosa, nos a vamos hacia Canakkale a coger un ferry para atravesar pocos km de aguas, que nos evita cientos de rodeos y volver a Estambul, impresionados, ya que llegamos que llegamos 30 min. Antes de que parta el ferry y sólo nos cuesta 5€ por las dos motos.

En el barco me pongo a hablar con una chiquita muy mona y agradable llamada Luska, es del equipo nacional de windsurf de Ucrania y vuelve del Campeonato Mundial, ahí es nada, hablaremos hasta que el ferry termine su trayecto.

Comemos el último kebab de nuestra vida y nos vamos a Grecia, hay mucho tráfico y a los puñeteros turcos conducen como sino estuviéramos, uno de ellos me ha adelantado cuando estaba adelantando a otro coche, no es consciente de que si me toca puedo tener un grave accidente o pasarme por encima, el cerebro no les da, realmente estamos hartos de esta gentuza.

volando

Hace mucho viento, que nos lleva acompañando los últimos días, es agotador, y nos afecta a la velocidad y al consumo.

Pero por fin llegamos a Grecia, los controles de aduanas son muy breves y no hay problemas, de vuelta a Europa.

Grecia es una maravilla, las carreteras son muy modernas, y el pavimento es tan suave y de una calidad que no pisábamos desde Austria, lloramos de felicidad, como dice Jaime, dan ganas hasta de caerse.

Un chico muy amable queda impresionado por nuestro viaje y nos dice todo lo que deberíamos visitar en Grecia, tenemos muchas ganas de empezar, pero ya mañana, hoy estamos agotados.

Por cierto, los turcos han luchado mucho por ello pero lo han conseguido, son los peores conductores que nos hemos encontrado hasta ahora, y unos cerdos, las cunetas de las carreteras son unas líneas informes de basura y desperdicios.



*03/08/2009 Komotiní(Grecia) – Katerini (Grecia) 340Km



-Hoy hace 4 semanas que salimos de casa, y parece que haya pasado una eternidad, tantos kilómetros, tantos países ya pasados, parece que llevamos una vida conduciendo por ahí.

Hoy queríamos cubrir los 270km que nos separan de Tesalónica en toda la mañana, pero la suerte no nos acompaña, mi moto gripa a 65km de la ciudad, suponemos que por el maravilloso aceite que tuvimos que comprar en Turquía.

Nos ponemos a ello, Jaime me cambia el pistón, para ello desmonta medio motor, 2 horas de reparación bajo el Sol implacable de Grecia.

porfinengrecia

Hace un calor infernal, y no veo el momento de llegar a Tesalónica, mi moto se para de nuevo, pero arranca y seguimos.

Paramos en un servicio Oficial Piaggio a comprar unas piezas, llegamos justo antes de que cierren, qué suerte.

Buscamos alojamiento en la ciudad, pero todo nos parece muy cutre, nos habían dicho que era una bonita ciudad, pero al buscar sitio donde dormir recorremos buena parte de ella y al no parecernos nada interesante, nos vamos a Katerini, un pueblo a 70kmde distancia.

Mi moto se porta, pero al llegar al pueblo empieza a fallar, cosa de chispa, da más guerra que un hijo tonto la pobre.

Estamos hasta las 23,30 con ella, Jaime la pone a punto y va muy bien, esperamos que se porte hasta que llegar a casa por lo menos.

Es la 01,00 y caemos rendidos por todo lo pasado hoy. Tengo dolores en diversas partes del cuerpo debido al accidente de ayer, llevo todo el día un poco hecho polvo, ya veremos mañana.



*04/08/2009 Katerini(Grecia) – Agios Ioannis(Grecia) 210Km



autovia

-Ayer nos acostamos tarde así que no madrugamos mucho, sería imposible mantener ese ritmo.

Hace un calor muy sofocante y con él nos dirigimos hacia Volos, a unos 140km.

Grecia, al igual que España, tiene grandes cadenas montañosas, pero también posee grandes extensiones de tierra yerma y árida, y nos encontramos con larguísimas rectas.

Los griegos, hasta el momento, parecen ser bastante correctos al volante, aunque entre ayer y hoy casi arrollan dos niñatos que me han pasado muy cerca y muy deprisa, pero por lo demás bastante bien.

Llegamos a Volos sin novedades, las poblaciones que hemos pasado por el momento son muy contemporáneas y muy poco atractivas, lo interesante no está en los cascos urbanos.

volos

Nos dirigimos al Egeo conduciendo y disfrutando del una gran montaña llamada Monte Pilion, es una zona preciosa con mucho bosque y los tradicionales pueblos griegos, nos lo pasamos muy bien conduciendo por las escarpadas carreteras llenas de peligrosas curvas, prohibido conducir a 20km/h y nosotros vamos a más de 60km/h, sí señor.

Nos alojamos en un pueblecito llamado Agios Ioannis, a 15 metros de la playa, nos damos un baño larguísimo bien merecido en la cristalina agua de esta increíble zona, de momento es la mejor parte del país que hemos visitado, aunque claro, no ha sido mucho.

Mañana tenemos pensado visitar las Termópilas y el Templo de Atenea en Delfos, a ver qué tal.



*05/08/2009 Agios Ioannis (Grecia) – Volos (Grecia) 85Km



-Hoy ha sido uno de los días más duros del viaje sin duda.

Salimos a una hora moderada para recorrer cierta parte del Monte Pilion hasta Volos, y de ahí coger la autovía hacia Atenas, pero nada más salir me doy cuenta de que mi moto no frena nada, paramos, Jaime desmonta todo, aunque tenemos problemas para aflojar la rueda trasera, está demasiada prieta.

Resulta que se ha desgastado la leva del freno, y no tenemos recambio, Jaime hace un pequeño apaño y seguimos, después de más de dos horas haciendo el apaño.

agiosioannis

A los dos kilómetros a Jaime se la para la moto, una tontería, se ha desprendido el macarrón y se ha inundado todo de gasolina, se ha ahogado mucho y la cuesta arrancar.

Ahí parados se nos acerca un tío con su chica, dice que es el presidente del Club Vespa Volos y tiene 10 Vespas, el tío es muy amable y nos da su nº de móvil en caso de necesitar cualquier cosa, nos dice que un amigo suyo tiene una tienda de repuestos de Vespa en Volos, pero que está cerrado porque en Grecia las tiendas los miércoles y lunes por las tardes, y hoy es miércoles, mala suerte.

Seguimos y mi moto sigue haciendo cosas raras, creemos que se ha pasado el estriado del tambor trasero, una avería grave, pero tenemos recambio, hemos tardado toda la mañana para hacer 80km.

Después de comer salimos, pero se me rompe el cable del embrague, menudo día de mierda, decidimos quedarnos en Volos e ir mañana a la tienda de repuestos para comprar las piezas que necesitamos, y preparar las motos decentemente para tener cierta garantía para estos días.

Estamos destrozados, esta tarde Jaime también se ha metido con la moto, después de darnos un baño en el mar, caemos del cansancio, mañana será otro día.



*06/08/2009 Volos (Grecia) – Delfos (Grecia) 221 Km



-Poco después de levantarnos, Jaime se va a comprar las piezas que necesitamos, nos las quieren traer para mañana, pero Jaime insiste, y consigue que nos las traigan para dentro de una hora.

Una de ellas no es nueva, pero nos sirve, compramos un par de cosas más, y nos regalan algunas.

Jaime una vez más tirado en la calle con mi moto, a las 13,00 ya estamos en camino hacia las Termópilas, después de que todo esté montado correctamente.

Paramos a comer en Lamia y mi moto da problemas de embrague, otra cosa más.

delfos

Otra vez Jaime al suelo, se trata de una avería corriente, se ha desgastado el empujador del embrague, pieza que deberíamos tener pero no aparece, y en Lamia no podemos conseguir ninguna, hay que seguir hasta Atenas, Jaime me hace un apaño, y aunque el embrague va duro y delicado, podemos continuar.

Llegamos a las Termópilas, en el lugar donde Leónidas y sus 300 se enfrentaron a los persas, no hay mucho más que dos señales y una estatua del rey griego.

Nos dirigimos a Delfos, es una zona preciosa, montañas, cipreses, olivos y bonitas vistas debido a que subimos rápidamente a altas cotas, esta es una zona de Gracia que hay que conocer.

Por bonitos paisajes salpicados por cientos de cipreses, llegamos a la pequeña población de Delfos, donde visitamos el Santuario de Atenea, está bastante ruinoso, pero es muy bonito.

Se nos ha hecho tarde y la siguiente población importante está muy lejos, decidimos hacer noche aquí, frente a un cañón precioso.

Mañana intentaremos llegar a Atenas, seguramente al mediodía, pero por experiencia sabemos, que por mucho que madruguemos y lo intentemos, siempre llegamos tarde a todos los sitios.



*07/08/2009 Delfos (Grecia) – Atenas (Grecia) 191 Km



-Despertamos entre montañas, con una paz absoluta, es un precioso lugar, aconsejamos a todos a visitarlo.

En Delfos varias personas nos preguntan cosas sobre el viaje y nos felicitan, entre otros unos polacos que quedan encantados al ver pegatinas de su país en nuestras motos.

atenas

Al salir de la cadena montañosa, coincidimos con una pareja muy simpática de Italia, nos hacen varias fotos y vídeos, quedan maravillados al vernos en Vespas, estamos un buen rato hablando con ellos, nos aconsejan visitar Sarajevo, nos deseamos buen viaje y seguimos con nuestra ruta.

El tramo restante a Atenas es largo, tedioso y aburrido, y más con mi embrague en mal estado.

Llegamos por fin entre el caos del tráfico, vemos un concesionario Piaggio donde compramos las piezas que necesitamos.

Atenas es un caos y es horrible conducir por la ciudad, el tráfico es excesivo, las infraestructuras de la ciudad no están preparadas para esta cantidad de automóviles, además, es una ciudad enorme.

Estaremos unas 7 horas visitando la ciudad, la famosa Acrópolis, preciosa e impresionante, el templo de Zeus y de Hephaestus y el Museo Nacional de Arqueología, que es muy grande.

Nos damos una paliza con la visita de la ciudad, mañana tenemos que reparar el embrague y tenemos que hacer una buena cantidad de kilómetros y visitar Micenas, a ver qué tal se nos da mañana.



*08/08/2009 Atenas (Grecia) – Menidi (Grecia) 449 Km



-Menuda paliza de día, nada más desayunar Jaime se pone con mi moto, tarda unos 40 minutos en repararla, menuda racha.

Salimos de Atenas como podemos, en tráfico es excesivamente peligroso, las indicaciones no son claras y las calles son un auténtico jaleo, tardamos más de media hora en salir de la ciudad.

Nos dirigimos a Micenas pasando por Corinto, estos griegos están locos, en la autopista algunos nos adelantan por el arcén derecho a unos 140Km/h, en Grecia parece que es usual utilizar el arcén como un carril adicional, nosotros nos intentamos adaptar a las costumbres autóctonas, aunque creemos que es un peligro.

patra

Llegamos a las ruinas de Micenas, por el camino, una lástima, nos hemos quejado de la dejadez de los turcos pero los griegos les siguen de cerca, es impresionante de la basura que puede haber en las cunetas, le gente es demasiado sucia y desconsiderada.

Después de visitar Micenas y comer algo, nos dirigimos a Patra, a unos 200km, para atravesar el puente que une la parte oeste de Grecia, tiene unos 2400m y es impresionante, es una gran obra de ingeniería.

Rumbo a Patra, por carreteras secundarias, nos confundimos dos veces por la ausencia de señales, las pocas que hay solamente están en griego. Una de las veces acabamos en una carretera cortada, y la otra nos dirigimos por un lugar donde no estaba planeado viajar, pero por no retroceder, viajamos por pequeñas carreteras paralelos a la costa.

Con un tráfico intenso, y nosotros por el arcén como locos, llegamos a Patra, cruzamos el largo puente, nuestro destino hoy, Mesolongi, pero resulta ser una pequeña ciudad que no vale nada, feo y deprimente, así que decidimos seguir.

Sin saber exactamente cómo, aparecemos en una autovía en construcción, dejada de la mano de Zeus, Apolo y Afrodita, no hay nada por ningún sitio, y conduciendo se nos hace de noche, en medio de un mar de mosquitos.

Llegamos a Amfilochía, pero todos los alojamientos están completos, no sabemos por qué.

Es muy de noche y no vemos bien en las carreteras tan accidentadas, y los griegos al volante no tienen mucha paciencia. Finalmente, conseguimos encontrar un lugar para dormir en un pueblecito llamado Menidi, estamos muy cansados, mañana a Meteora.



*09/08/2009 Menidi (Grecia) – Kalampaka (Grecia) 180 Km



-Al poco de despertar y desayunar algo, para variar, a Jaime le toca de nuevo agachar el lomo, esta vez en su moto, tiene que reapretar el embrague, la última vez que fallo fue en Turquía, a 80km de Balikesir.

Ponemos rumbo a Meteora, para visitar sus famosos monasterios, vamos muy rápidos y a buen ritmo, conseguimos una buena media, 140km en dos horas, una de las mejores de todo el viaje.

El norte de Grecia es precioso, muchas montañas y terreno muy accidentado, conducimos por una autovía muy reciente con unos modernos y largos túneles, atravesamos unos 15 en total, uno de ellos con casi 5km de longitud, y otro de 3.500 metros, sorprendente.

meteora

A 40km de Kalampaka, en una pequeña gasolinera, el embrague de Jaime vuelve a sonar mal, decidimos para y solucionarlo, nos tiramos dos horas para poner el de repuesto, pero no es exactamente igual y no va bien, ponemos de nuevo el problemático para llegar hasta Meteora.

Elegimos Kalampaka para pernoctar, hay una ciudad a 22km bastante grande, de unos 80.000 habitantes, llamada Trikala, donde hay un concesionario oficial Piaggio, iré mañana por la mañana prontito a por lo necesario y poder continuar.

Parte de la tarde nos pasamos visitando la zona, Meteora es muy bonito, con sus monasterios de piedra en las cimas de enormes bloques de roca, semejantes a los menhires de Obélix, es de los lugares más bonitos que hemos visitado.

Nos encontramos con un matrimonio español visitando la zona, y junto con una familia francesa, quedan sorprendidos de nuestro viaje sobre nuestras pequeñas Vespas, la francesa nos dicen que es muy probable que no nos dejen pasar en Albania, ya veremos.

Otro problemilla, a Jaime se le ha roto el transportín por otros dos sitios, mañana va a intentar que se lo suelden mientras yo me traslada a Trikala, esperemos que mañana todo vaya bien, Grecia nos está poniendo a prueba, no hay día sin que pase algo, en fin, ánimo y a la carretera.



*10/08/2009 Kalampaka (Grecia) – Kastoriá (Grecia) 332 Km



-Menuda paliza hoy, madrugamos para poder conseguir la pieza lo antes posible, en Kalampaka, como es de prever, no hay suerte, mientras Jaime se dirige a un taller para que le suelden el transportín, yo me dirijo a Trikala, para poder conseguir un embrague nuevo.

Una vez allí, consigo encontrar no sin esfuerzo el concesionario oficial Piaggio, me dicen que no tiene el embrague que necesitamos y me mandan a otra, donde trabajan una panda de capullos de mucho cuidado, no hablan inglés y me hablan continuamente en griego, cogen el embrague como si no hubieran visto uno en la vida, me despisto y uno de ellos me lo desmonta, vaya retrasado, luego va a montarlo, cosa que es imposible sin cierto artilugio, veo que va a romper algo y se lo quito de mala manera de las manos, y no tengo más remedio que mandarle a la mierda.

tortuga

¿Esta es la gente que me va a conseguir un embrague?

Después de hacerme perder un tiempo precioso, me voy a Larissa, una ciudad muy grande a unos 70km de Trikala, me cuesta viajar solo, pero no queda otro remedio, pero con bastante suerte consigo el embrague y vuelvo raudo hasta Kalampaka, donde salí 4 horas antes.

Jaime se encuentra en el taller, abriendo su motor, por razones que no quiero recordar, se ha hecho colegas de los tíos del taller, que han hecho un excelente trabajo soldando el transportín.

A las 4 de la tarde llegamos al hotel cansados y sucios, con intención de quedarnos otra noche, pero nos dicen que no es posible, decidimos entonces dirigirnos al norte.

Comemos algo y visitamos el Monasterio más grande de la zona, el monasterio Gran Meteora, es una auténtica maravilla, nos ha gustado mucho, y el paisaje es único.

Por aquí hay mucho turista, una familia austriaca y otra alemana nos preguntan por el viaje, y mucha gente se nos queda mirando muy sorprendida, gajes del oficio.

kalampaka

Nos vamos a Kastoriá, a unos 130km de Meteora, por unas carreteras muy agradables, no hay nadie circulando y los paisajes con bonitos, disfrutamos después de una mañana complicada.

A 200 metros de un pueblo con gasolinera, Jaime para, yo creo que se ha quedado sin gasolina, vuelvo para averiguar qué sucede, pero no es eso, es que se ha encontrado una tortuga enorme en la calzada, y la ha salvado de que no la pille ningún vehículo, es muy simpática.

Al bajar por una pendiente hacia el pueblo, nos quedamos los dos sin gasolina, y llegamos al surtidor por la inercia, para habernos visto, los griegos que están en la gasolinera flipan al vernos a dos españoles sobre dos Vespitas bajando con los motores parados hasta la estación de servicio, nos preguntan de dónde somos, y hacia donde vamos, la respuesta es válida para las dos preguntas.

Llegamos a Kastoriá, cansados, yo he hecho 330km aunque útiles sólo 130km, y Jaime se ha dado una auténtica paliza con su moto.

Mañana, a Macedonia.



*11/08/2009 Kastoriá (Grecia) – Ohrid (A.R.Y. Macedonia) 217 Km



-Intentamos salir pronto sin mucho éxito, hacia la frontera griega con Macedonia, gracias de nuevo a la mal señalización en las carreteras secundarias, aparecemos en un pueblo casi en dirección contraria a la deseada, tenemos que volver sobre nuestros pasos casi 20km, y es que no habíamos visto una señal enana detrás de un seto que pone “Albania”, en fin… paciencia.

En dirección a la frontera, los parajes son preciosos, estamos solos en la carretera entre montañas y bosques, y es muy agradable conducir así, llegamos a las 13,30h a la frontera.

macedonia

Tardamos unos 30 segundos en cruzar el puesto fronterizo griego y en el macedonio esperamos en una pequeña cola, al llegar al control de equipaje, el guardia al ver nuestros pasaportes, nos pregunta: “¿desde España venís con esto”?, al decirle que sí, pero que antes hemos pasado por Ucrania y Turquía, el tío ni siquiera abre los pasaportes, nos les devuelve, y sin mirar nuestro equipaje, nos dice que podemos irnos mientras le cuenta nuestra hazaña a una compañera suya.

Ya sabéis todos, si queréis introducir droga por fronteras terrestres, tenéis que ir en Vespa, un consejo de “La Guía Oficial del Contrabandista Viajero”.

Comemos por ahí en el campo, cerca de una carretera ruinosa, las carreteras están muy agrietadas, hemos vuelto a los países más pobres que en el resto de Europa.

Después de comer de comer Jaime cambia su leva de freno, aunque pronto necesitaremos una nueva, amenaza lluvia, nos damos prisa en recoger aunque todo queda en cuatro gotas.

Macedonia es muy bonita, al menos esta zona, montañas y bosques, y es que nos encanta estos paisajes aunque parezca repetitivo.

Llegamos a Ohrid, a 30km de Albania, consigo convencer a Jaime para que nos quedemos, es una pequeña ciudad con mucho atractivo y mucho ambiente, y así nos ajustamos mi acelerador, que me estoy rompiendo la mano de lo duro que va, además, aún estamos cansados de la paliza de ayer, y es que todos los días comemos tardísimo y no paramos.

Mientras Jaime está dándole a mi moto, un niño se acerca con un coche de juguete, y se dedica a restregarlo por la espalda de Jaime, que está de cuclillas, simulando como si el coche fuera por una carretera, lo menos que podemos hacer es echarnos a reír.

Mañana intentaremos atravesar Albania, y si podemos intentar llegar a Montenegro.



*12/08/2009 Ohrid(A.R.Y. Macedonia) – Podgorica (Montenegro) 311 Km



-Hoy ha sido un duro y un largo día.

Nos dirigimos a la frontera de Macedonia con Albania, cubrimos rápidamente los 30Km que nos separan. En la frontera, me dejo media cabeza en el mostrador en la oficina de aduanas, y una vez más los guardias quedan muy sorprendidos con nuestros vehículos y nos dejan pasar sin demora.

Nos encontramos con una docena de neozelandeses jugando descalzos al rugby en el puesto fronterizo, viajan en dos microbuses, nos saludamos como buenos viajeros y nos dirigimos hacia Tirana.

Nada más entrar a Albania nos encontramos con docenas de búnkeres de la Segunda Guerra Mundial, están muy descuidados pero siguen en pie.

albania

El sur de Albania es muy accidentado, y los kilómetros pasan lentos por las carreteras que serpentean entre las montañas, y entre el denso tráfico con sus conductores albanos, que casi es imposible describir lo mal que conducen.

Una vez más, ya en Tirana, buscamos un servicio Piaggio, pero están de vacaciones, qué mala suerte, aunque para ello nos ayuda un albano un poco raro pero muy simpático e inteligente, la ciudad no tiene nada en especial, y como es lógico, salimos de allí echando leches entre el caos del tráfico.

Albania, la pesadilla de todo conductor, sólo hay una carretera que cruza el país de norte a sur, con sólo un carril por sentido, y casi en su totalidad está en obras. En total, unos 50km de retenciones, camiones y peligrosos albanos conduciendo, una auténtica pesadilla, llegamos a “Shkoder ciudad de vacaciones”, una ciudad llena de mierda…

Es una lástima como está todo, Albania geográficamente es un país muy bonito, y los albanos la cuidan fatal, continuamente vemos pequeños vertederos provocados por la gente que tira todo por ahí en cualquier sitio, es una guarrada, y una pena.

Los últimos 40km a la frontera de Montenegro quizás han sido los peores del todo el viaje, mucho tráfico y una carretera digna de Rumanía por su mal estado, tanto son los baches, y tan mal está el pavimento, que a Jaime se le revienta el rodamiento del eje trasero, con él hecho polvo (y Jaime sin freno trasero), conseguimos llegar a la frontera. Damos gracias por poder llegar a la capital, Podgorica, donde mañana tendremos que comprar uno nuevo donde sea y lógicamente, colocarlo.

Estamos muy cansados, pero damos una vuelta por ahí, hay que conocer mundo, esta ciudad está muy animada y lleno de chicas, nos está gustando mucho Montenegro.

Mañana, tras colocar el rodamiento, trataremos de llegar a Dubronik, en Croacia, buenas noches.



*13/08/2009 Podgorica (Montenegro) – Dubrovnik (Croacia) 223Km



-Hoy ha sido un día duro también, estoy destrozado. Después de desayunar, un empleado del hotel, llamado Sharko o algo así, un tío muy amable, nos consigue la dirección de una tienda de rodamientos, mientras Jaime abre el motor yo me voy en un taxi con Sharko hasta la tienda, donde hace de intérprete.

En unos 15 minutos tengo el rodamiento y los retenes, pero al volver con Jaime, nos fijamos que el retén es diferente, ahora que sé donde está la tienda, me acerco con la moto, pero no tienen el retén de las medidas que necesito.

croacia

Después de un rato buen intentando hacernos entender, me dicen que siga a un tío en una furgoneta, no sé exactamente para qué, pero lo hago. Finalmente llegamos a una casa donde hay varios tornos en el sótano y varios hombres trabajando.

La cuestión es que me van a hacer en el momento un casquillo para el retén de forma que introduciendo éste en el casquillo de aluminio, tenga justo las medidas necesarias, y por un módico precio, qué amable es la gente de Montenegro.

Mientras nos fabrican el invento, paso el rato hablando con un señor mayor muy simpático sobre nuestro viaje, rodeado de unas 8 personas mirando mi moto, la conversación es animada y divertida.

En hora y media Jaime tiene la moto y decidimos ir a Petrovac a comer, es una carretera maravillosa, con una lago enorme y bellas montañas, el sur de Montenegro es precioso, aunque de camino a Croacia hay mucho tráfico y se hace un poco pesado, pero tenemos paciencia.

Después de conducir por carreteras dignas de Los Alpes, llegamos a la frontera, donde nos encontramos a unos austriacos, letones y una española autoestopista en una furgoneta, hablamos un rato en las colas de las aduanas.

dubrovnik

En la oficina fronteriza el guardia croata nos dice que nuestras motos son dignas de un museo, quiere que pasemos al país sin mirarnos lo pasaportes siquiera, Jaime insiste hasta que consigue que nos lo sellen.

Llegamos a Dubrovnik, nos encontramos una pareja española, que queda sorprendida de nuestro viaje y nos preguntan muchas cosas sobre él, y es que casi sin darnos cuenta, hemos atravesado ya 16 países, casi nada.

Conseguir alojamiento en esta ciudad es muy difícil y muy caro, pero tenemos suerte y conseguimos una habitación que está bastante bien por un buen precio.

Dubrovnik es una auténtica preciosidad, es que el tráfico es una pesadilla, nos damos una buena vuelta pero mañana visitaremos la ciudad, estoy que me caigo, buenas noches.



*14/08/2009 Dubrovnik (Croacia) – Split (Croacia) 356Km



-Estamos media mañana visitando la ciudad, es muy bonita, pero ya desde muy temprano hay demasiada gente, que complica disfrutar de la visita, y además hoy aprieta mucho el calor.

Recorremos los más de los 2.000 metros del perímetro de la muralla, nos gusta mucho, Dubrovnik debió de ser inexpugnable en su época.

Después de nuestra visita, nos dirigimos a la ciudad de Mostar, en Bosnia y Herzegovina, nos llevará el resto de la mañana, y llegaremos a comer.

mostar

Bosnia es un país curioso, no hay nada durante muchos kilómetros, ni siquiera pueblos, ni señales, consigo ver una señal advirtiendo el peligro de minas aún enterradas por la guerra de la caída de Yugoslavia.

El orientarse es complicado, todas las señales están en bosnio(o lo que sea), en cirílico, y no hay indicaciones en caracteres latinos, como en otros países.

El casco antiguo de Mostar es encantador, calles empedradas y edificios de piedra, algunos aún en ruinas y con agujeros de metralla y proyectiles de la guerra.

Visitamos al famoso puente de la ciudad, fue destruido en 1992 en la guerra, una verdadera lástima, y fue reconstruido con la mayor parte del pueblo.

Nos dirigimos de nuevo a Croacia, después de que Jaime dé comida enlatada a un chaval y una mujer con pinta de indigentes.

Nos cae algo de agua pero esperamos a que pare, después de unos 15 minutos chaparreando, nos dirigimos a nuestro ritmo hacia Split.

Bosnia nos gusta, se conduce bien, y tiene parajes agradables, se nos hace de noche en la autovía, pero conseguimos llegar a Split, menudo infierno, los ciudadanos nos hacen dar 1.000 vueltas con sus indicaciones, y estamos dos horas para encontrar un sitio donde dormir, todo está completo.

Nos dan más de las 12 hasta que cenamos algo, lo bueno es que la ciudad es muy bonita y hay buen ambiente, aunque todo es carísimo.



*15/08/2009 Split (Croacia) – Karlovac (Croacia) 350Km



-Dormimos lo que podemos, ya que ayer nos acostamos muy tarde dadas las circunstancias, queremos llegar a la hora de comer al Parque Nacional de Privlitca.

croacia2

Nos lleva toda la mañana hacer unos 220km, casi todo por autopista, que se hace un poco largo, pero pasamos el túnel más largo hasta ahora, más de 5.800 metros.

Al parar a comer, nos encontramos con Bea y Jose, una pareja de Albacete con una Ducati Monster, comemos con ellos y cambiamos experiencias de viajar en moto, siempre hay algo que aprender, les encanta nuestra aventura sobre nuestras pequeñas Vespas.

Visitamos el Parque Nacional de Privlitca, muy bonito, de una belleza absoluta, pero hay mucha gente y el precio por entrar es abusivo, pero disfrutamos mucho de lo que nos ofrece la naturaleza, allí nos encontramos con otra pareja española muy simpática con su bóxer, que se llama Muma si mal no recuerdo, intercambiamos experiencias de viajar por ahí.

privlitka

Queríamos llegar a Liubliana, pero la visita al parque se ha dilatado mucho y conseguimos llegar a una pequeña población croata llamada Karlovac, cerca de la frontera con Eslovenia.

Llegamos muy entrada la noche, entre mucho tráfico que no tiene la paciencia suficiente para no adelantarnos de un modo temerario.

Cenamos una hamburguesa en un garito enano atestado de gente, y caímos rendidos en unos colchones en mal estado.

Buenas noches.



*16/08/2009 Karlovac (Croacia) – Bressanone (Italia) 456Km



-Viajamos rumbo a la frontera eslovena por unas carreteras muy agradables.

Volvemos a Eslovenia, país que atravesamos hace 5 semanas, parece mentira que ya estemos de vuelta por los países que ya hemos pasado.

Este país es precioso, es una maravilla viajar por él, nos lleva toda la mañana atravesarlo, y llegamos a Austria cruzando un túnel de nada menos que de 7.864 metros, casi nada.

surdeaustria

Comemos en una población llamada Villach, y poco después nos ponemos en marcha entre montañas y bosques, Austria es alucinante, nos preparamos para la lluvia, ya que enfrente tenemos un tormenta, nos mojamos un poco, pero pasa pronto.

Aunque nos encontramos mucho tráfico, disfrutamos mucho conduciendo, atravesamos dos de nuestros países preferidos, Eslovenia y Austria, todo está verde y no hay basura a la vista, al contrario de los países recientemente pasados, estos lugares están muy limpios, es muy recomendable viajar por aquí.

A buen ritmo llegamos a Italia, esta zona es muy parecida a la austriaca, y es muy bonita, nos encontramos con muchas motos, parece que en esta zona hay mucha afición.

Poco a poco, entre nubes, cuatro gotas y coches llegamos a Bressanone, a unos 40km de Bolzano, se nos acerca otra tormenta y ya es tarde, y hemos recorrida más de 450km, una buena media.

Hablamos con los nuestros, que se sorprenden de que ya estemos en Italia, hoy hemos estado animados todo el día, falta poco para llegar a casa.



*17/08/2009 Bresanone (Italia) – Menaggio(Italia) 294Km



-Ha sido una noche tormentosa, así que hemos despertado con un cielo despejado y hace un día estupendo.

Llegamos a Bolzano lentamente, por el denso tráfico, bienvenidos a Italia de nuevo, hemos echado de menos los atascos italianos.

Rodeados de coches no dirigimos por el norte del país hacia una de las etapas más esperadas del viaje, el Paso del Stelvio, un puerto montañoso con cumbre a 2.758 metros, y en 24km el desnivel medio es del 7,5%.

stelvio

Los paisajes siguen siendo muy bonitos, todo verde y montañas, en la carretera nos encontramos con muchos moteros, mucho de ellos nos saludan y se nos quedan mirando sorprendidos.

Llegamos por fin al Paso del Stelvio, es una maravilla, bicicletas, motocicletas y coches luchando por escalar la montaña, la carretera es alucinante y empezamos subir a la cumbre, las motos no están carburadas para estas cotas, y van tan “gordas” que luchamos para que no se ahoguen a poca velocidad.

Disfrutamos mucho de este tramo, es difícil explicar con palabras el paisaje y la sensación de conducir por aquí.

Subiendo, un italiano está a punto de caerse en una curva, aguanta como puede su peso, el de su acompañante y el de la moto, sobre una pierna, hasta que Jaime deja su moto y evita que se vaya al suelo, le ayuda seguir hacia delante.

Luego, en la cumbre, el italiano nos quiere invitar a algo, pero declinamos su invitación amablemente, deberíamos ayudarnos todos de forma desinteresada.

En la cima hace frío, es lógico, hemos subido mucho, mucha gente se nos queda mirando, aquí hay mucha, pero que mucha moto, aunque poca Vespa, y ninguna tan cargada como las nuestras.

Comemos un especie de bocata raro y al volver a donde las motos, nos las encontramos rodeadas de varias personas haciéndolas fotos.

stelvio2

Charlaremos con algunos de ellos un buen rato, la mayoría de ellos son italianos, aunque nos encontramos a dos parejas españolas en moto, y a un ciclista.

La verdad que los ciclistas son unos valientes, subirse un puerto como el Stelvio en bicicleta debe ser durísimo, y hay que recordar que la bicicleta es muy sufrida.

Bajamos a un buen ritmo, hasta que Jaime se da cuenta de que ha pinchado, mientras la cambia, algunos moteros paran para ver si tenemos problemas, qué amables, al indicarles que todo va bien, siguen su viaje.

Llegamos a Tirano y nos desviamos a Suiza, para hacer unos kilómetros por ahí y así sumar un país más a nuestra lista de países.

Seguimos, hay mucho tráfico y los pocos semáforos que hay montan unos atascos muy largos, así es Italia, nos quedamos en un pueblo que creemos que es Menaggio, a unos 250km de Turín, donde mañana Tania y Andrea esperan nuestra llegada de nuevo, qué majas, tenemos ganas de verlas.

Ya queda poco para España.



*18/08/2009 Menaggio (Italia) – Turín (Italia) 266Km



-Rodeamos el Lago Como, esta zona es muy bonita, pero carísima y muy explotada, y el tráfico se hace insoportable, hay tantos coches que hacemos 100km es más de dos horas, es extremadamente pesado, pero hay que tener paciencia, no queda otra.

Esta zona está muy mal señalizada, las señales brillan por su ausencia y tienes que adivinar cual es el camino correcto, pero poco a poco, conseguimos encauzar el rumbo y dirigirnos a Turín.

A unos 100km de la ciudad, no hay mucho tráfico, al poco comprendemos que todo el mundo está de vacaciones por ahí, y que en las grandes ciudades como Turín, están casi vacías (como Madrid en agosto), nos dicen que hasta cierran los supermercados, pero no lo entiendo, la gente que se quede tendrá que comer, digo yo.

Llegamos a Turín, todo bastante tranquilo, esperamos a Tania y a Andrea que llegan de trabajar, están tan majas como siempre y su hospitalidad es digna de la nobleza.

Pasamos la tarde contando las aventuras y las desventuras de nuestro viaje, y decidimos quedarnos aquí otro día más y disfrutar de la ciudad junto a nuestras queridas anfitrionas.

Mañana toca palizón, queremos llegar a España en dos días y nos separan 1.500km, ya veremos como se nos da mañana, saldremos prontito.



*20/08/2009 Turín (Italia) – St. Gaudens (Francia) 749 Km.



-Nos levantamos a las 7 de la mañana, y 45 minutos después estamos en la carretera, Turín es muy grande y los semáforos no están muy bien situados y se tarda bastante en salir.

Subiendo hacia los Alpes, empieza a descender la temperatura y tenemos que parar para abrigarnos.

Descendemos por un puerto, pero habiendo pasado el Stelvio, cualquier otro es una broma y lo hacemos rápidamente, el 2º día de viaje tardamos muchas horas en atravesar Los Alpes, pero hoy vamos a muy buen ritmo, no hay mucha circulación y logramos llegar a Orange a la hora de comer, aunque en Graz estreno mi neumático con mi primer pinchazo del viaje.

Sobre las 3 de la tarde salimos por la autopista, y que bajón, pone 400km Tolouse, bueno, paciencia.

Pasado Béziers, mi moto no arranca después de echar gasolina, después de limpiar los chiclés, lo hace sin problemas y seguimos, aunque en la próxima gasolinera pasa lo mismo y pasamos 20 minutos hasta que vuelve a arrancar, no sabemos que la pasa, pero podemos seguir.

Pasamos horas y horas en las autopistas, acercándonos a España, llegamos al norte de Foix, donde vuelvo a pinchar, no he pinchado en 12.000 km y tengo que pinchar dos veces en un día… en fin. Se nos hace tarde, comemos algo donde podemos, ya que en Francia todo cierra prontísimo, y proseguimos de noche.

Jaime quiere cruzar los Pirineos y llegar a España hoy, pero son las 11 de la noche, llevamos todo el día encima de la moto, y estoy cansadísimo, ya me cuesta del cansancio ir por la autopista, no me imagino cruzando los Pirineos, hacemos otros 60km, y conseguimos llegar a una ciudad llamada St. Gaudens, donde no hay nada de vida, y por suerte del destino conseguimos un sitio donde dormir, después de 16 horas en la carretera y 750 km, caemos rendidos.



*21/08/09 St. Gaudens (Francia) – Aranda de Duero (España) 574 Km.



bielsa

-Nos levantamos con una niebla muy densa, al poco tiempo esa niebla pasa a ser una gran nube baja que nos acompañará casi hasta España, y llegamos al túnel de Bielsa pasados por agua.

Estamos muy animados por llegar a nuestro país, pero mi moto no va bien, a duras penas alcanza los 80km/h y consume mucho, una de dos, o es la carburación y la moto está medio gripada.

Poco a poco, ya en tierras españolas, llegamos a Huesca, comemos algo y salimos de nuevo, con ganas de llegar a casa.

Llegamos a Zaragoza y ponemos rumbo Logroño para ir hacia Soria, mi moto sigue sin dar un buen rendimiento y consume más de lo normal, y a unos 40 km de Zaragoza, después de echar combustible, mi moto no arranca, después de 30 minutos buscando el problema sin encontrarlo, decidimos abrir el motor, descubriendo que los segmentos están pegados al pistón, los cambiamos y proseguimos el viaje a casa.

encasa

A unos 40 km de Soria de repente el motor de mi moto se agarra, pero arranca y sigue en marcha, así que seguimos adelante, poco a poco, nos vamos acercando a casa, yo con cuidado para que mi moto no vuelva a hacer de las suyas.

A 41 km de casa, recibimos una sorpresa inesperada, nuestros padres y nuestra hermana nos esperaban a un lado de la carretera, un gran recibimiento de -nuestra querida familia, al poco llega Vicky desde Burgos, con alguna lagrimilla contenida.

Estamos muy contentos y ya de noche cubrimos los pocos kilómetros que nos distan de casa, después de casi 13.000 km y de 20 países, lugares preciosos y no tan preciosos, después de conocer mucha gente agradable, carreteras impecables y otras destrozadas, y de conocer muchas culturas y todo el centro y el este de Europa, estamos en casa.




Espero que os haya gustado…